Privacidad en la Red

No compartas toda tu vida en Internet

A veces no somos conscientes de que cualquier persona con acceso a Internet puede ver toda la información que hemos compartido. Así que piénsalo antes de publicar una foto o información comprometida en tus redes sociales.

Elige lo que quieres que sepan de ti

Cuantos más datos privados compartas a través de Internet, serás más vulnerable, porque la viralización de contenidos tiene un alcance inimaginable. Así que gestiona con atención lo que realmente quieres que se sepa de ti públicamente.

Es posible que no quieras que todo el mundo vea tus fotos de la fiesta del sábado. Para ello, puedes elegir qué compartir y con quién. ¡No te la juegues con tu privacidad!

Google Mi Cuenta: modificar la privacidad que más te convenga es muy fácil. Además, podrás acceder a las opciones de control de la privacidad y la seguridad de tus datos en todas las cuentas de Google muy rápidamente.

Facebook: también podrás gestionar el funcionamiento de tu privacidad. Ve al icono del candado que aparece en la esquina superior derecha y elige.

LinkedIn: si no quieres que tu cuenta aparezca en los motores de búsqueda, podrás gestionarlo y evitar que alguien te encuentre por tener perfil en esta red profesional.

Twitter: en la sección "Seguridad y Privacidad" tienes varias opciones para controlar quién te puede etiquetar, mencionar, ver la localización... y otros datos que quizás no desees mostrar en público.

Instagram: dada la naturaleza fotográfica de esta red, la gestión de la privacidad te puede resultar muy útil. Si quieres configurar los parámetros de privacidad, deberás pulsar el botón "Configuración" y elegir "Opción Cuenta Privada". De esta forma, solo podrán ver tus fotos las personas a las que aceptes.

Whatsapp: para elegir si quieres compartir la hora de tu última conexión, tu foto de perfil o si has leído los mensajes, deberás ir a "Ajustes" (Android) o "Configuración" (iOS), después "Cuenta" y por último "Privacidad".

Un fallo del Tribunal de Justicia de la Unión Europea, dictaminó en 2014 que es posible, pero solo en el caso de que los resultados que se muestren sean inadecuados, irrelevantes o excesivos.

Si necesitas más información al respecto, consulta la página web de la AEPD y sobre el ejercicio de los derechos ARCO (Acceso, Rectificación, Cancelación y Oposición).

No dejes tus datos sueltos por ahí

Seguro que no dejas las fotos de tus álbumes o tus cartas personales por ahí a la vista de cualquiera. Pues lo mismo deberías hacer con las que subes a Internet, ya que además, su distribución masiva puede hacerse muy rápido. Aprende cómo controlar quién puede ver tus fotos y tus datos.

Las redes sociales facilitan las relaciones, la comunicación y el poder localizar a antiguas amistades. Pero cuidado, si no conoces a la persona que te quiere agregar como amigo, será mejor que no la agregues porque puede ser cualquiera. ¿O es que dejas entrar en casa a desconocidos? Pues si no dejas la llave en la puerta, tampoco lo hagas con tus perfiles personales.

Posiblemente te haya pasado más de una vez que un amigo te ha etiquetado en una foto en la que no salías bien. Para evitar esto, elige el etiquetado tanto de las fotos como de las publicaciones. Esto quiere decir que podrás autorizar las publicaciones en las que tú quieras aparecer.

Es muy sencillo, toma nota de cada una de las redes sociales.

Google +: entra en el apartado de "Configuración" y elige la opción que más te convenga. Para más información, entrar aquí.

Facebook: entra en "Configuración" y después en "Biografía y etiquetado" para seleccionar qué tipo de etiquetado quieres. Si quieres saber más, sigue este enlace.

Twitter: ve a "Etiquetas en las fotos" dentro de "Seguridad y Privacidad".

Instagram: ocurre que cualquier persona puede etiquetarte en fotos a no ser que le hayas bloqueado. No obstante, revisa el "Centro de Privacidad y Seguridad" dentro del menú de "Ayuda" para ver las diferentes opciones que tienes para preservar tu privacidad.

No informes de dónde estás

Estamos de acuerdo en que los servicios de geolocalización o check-in son muy útiles en algunos casos. Pero el contar dónde estamos continuamente puede ser utilizado en nuestra contra.

Puede ser muy útil cuando tenemos que compartir con un amigo nuestra ubicación o cuando no nos queda más remedio que informar sobre el evento en el que estamos en ese momento. El problema llega cuando este tipo de información es aprovechada con malas intenciones, como por ejemplo, ladrones que pretenden colarse en casa debido a nuestra ausencia.

Claro que puedes. Dependiendo del tipo de plataforma que utilices tendrás que seguir los siguientes pasos:

Android: deberás ir a la sección "Ubicación" desde "Ajustes". Si lo deseas, podrás desconectar totalmente los servicios de geolocalización cuando quieras. ¡Así de fácil!

iOS: te permiten personalizar dependiendo de cada aplicación, es decir, que podrás desactivar la geolocalización por aplicaciones. Para ello tendrás que ir a la sección de "Localización" y seleccionar las aplicaciones que quieras que muestren tu ubicación. Esta sección se encuentra en "Ajustes" y "Privacidad".

Windows Phone: podrás configurar tu ubicación o bien desde la propia aplicación cuando esté utilizando este servicio o desactivándola por completo desde el menú de "Servicios de Ubicación" dentro de "Configuración".

Firefox: la propia plataforma te pregunta si quieres activar o desactivar la geolocalización. Si has tenido algún problema y has pasado por alto este detalle, no te preocupes, puedes desactivar tu ubicación de esta forma: teclea en la barra de direcciones "about:config", haciendo uso del buscador que aparece en la parte superior, buscando la entrada geo.enabled = false y desactivando la geolocalización.

Blackeberry: tan sólo tendrás que acceder a "Servicios de localización" y elegir el estado de "Encendido" o "Apagado". Este apartado lo encontrás en "Configuración", dentro del menú de "Servicios de localización".

¿Te ha resultado complicado? Esperemos que no y que a partir de ahora tengas más cuidado a la hora de exponer dónde te encuentras en cada momento.

Actualiza tu navegador

Actualizar el navegador no cuesta nada y además te ayudará a esquivar posibles peligros en la Red. Así que... ¡ya sabes!

Se trata de una medida de seguridad para evitar que tus datos privados se queden grabados por la Red, es la de actualizar el navegador.

No te preocupes, la mayoría se actualizan de forma automática. En caso de que te toque actualizarlo manualmente, no te llevará mucho tiempo y te ahorrará quebraderos de cabeza.

También te puede interesar...