Informe

Reciclaje de aparatos: tu dinero a la basura

29 octubre 2013
reci

29 octubre 2013

Cuando compramos una lavadora, a una tele, un móvil o cualquier otro aparato eléctrico o electrónico se nos impone en el precio una cantidad destinada a su futuro reciclaje. Pero hemos comprobado que estos productos no siempre se reciclan. Es más, ocurre con escasa frecuencia.

Ejemplos de malas prácticas

Las trabas al reciclaje están a la orden del día y son numerosos los problemas que hemos detectado. Estos son algunos ejemplos concretos:

  • Existen establecimientos que se niegan a aceptar un aparato viejo para reciclar aunque sea a cambio de uno nuevo. Muchas tiendas online no dan opción de recogida, como FNAC, Worten, Amazon o Redcoon. Sólo aceptan el aparato si se paga por ello.
  • El punto limpio de Alicante exige estar empadronado en la localidad para poder hacer uso de él y en el de Albacete se utilizan carritos de la compra como contenedores. No siempre ayudan a descargar, no dan facilidades y así la acción de reciclaje resulta poco atractiva.
  • En los puntos limpios de Daimiel (Ciudad Real), un televisor fue robado de noche y al día siguiente fue manipulado en un descampado, con el consiguiente efecto negativo para el medio ambiente. En Granada desapareció una CPU, que fue a parar a un domicilio particular.
  • Una nevera fue a parar al centro Hermanos Lozano de Elche (Alicante), que se anuncia como planta autorizada de reciclaje pero sólo tiene licencia para almacenamiento y transporte.
  • El Centro IKEA de San Sebastián de los Reyes (Madrid) se negó a recoger una lavadora vieja y nos cobró 20 euros por hacerlo a domicilio.
  • El transportista de IKEA mareo una lavadora durante nada menos que 814 kilómetros antes de descargarla en una chatarrería de Fuenlabrada, también en la Comunidad de Madrid. Antes pasó tres veces por IKEA.
  • Un televisor dejado en el punto limpio de Sant Feliu de Guixols (Gerona) llegó a la planta autorizada Electrorecycling y al acabar la jornada estaba intacta en una zona de casas particulares.
  • Una lavadora que partió de Lorca (Murcia) pasó por la planta valenciana de reciclado Recytech de Baniparrell, pero acabó procesada en una chatarrería de Sollana, también en Valencia.

De los 16 aparatos que llevamos a reciclar, sólo 4 fueron procesados en una planta recicladora autorizada.