Consejos

¿Cuál es la mejor protección para mi móvil?

23 agosto 2017
fundas

23 agosto 2017

Las fundas y protectores de pantalla son buenos aliados, claramente recomendables, para mantener el teléfono a salvo de roturas: hay distintos tipos, cada uno tiene sus propias características... aunque todos tienen algo en común: ninguno protege al 100%.

Elige bien

¿Aún no sabes cuál te conviene? Respeta estos principios básicos:

  • Una buena funda debe proteger al menos la parte trasera, los laterales y las esquinas del dispositivo. Un protector de pantalla de cristal hará el resto. Es conveniente que la zona posterior incorpore algún material o superficie antideslizante.
  • La funda debe ajustarse bien. Si tiene cantos de plástico donde se inserta el dispositivo, cerciórate de que ajustan. Si es una funda de tipo libro o de estuche, conviene que tenga un cierre para impedir que el móvil se deslice hacia afuera.
  • Escoge una funda adecuada a tu modelo de smartphone:  no se trata solo del tamaño de la pantalla, también influye la ubicación de las conexiones, los botones, la cámara, el flash o los altavoces, que varían de un modelo a otro. La funda no debe entorpecer el uso de esos mandos y conexiones si está pensada para un uso continuo. 

Móviles resistentes a golpes y arañazos

Ten en cuenta que, independientemente de la funda o carcasa que decidas utilizar, hay teléfonos que son más resistentes que otros. Si estás pensando en cambiar de teléfono y la resistencia del mismo es una característica que te preocupa, cuando visites nuestro comparador fíjate en la característica “Resistencia a golpes y arañazos”. En este apartado recogemos los resultados de 3 pruebas de laboratorio:

  • Resistencia del teléfono cuando cae repetidamente de una distancia de 80 cm.
  • Resistencia al rayado de la pantalla.
  • Resistencia al agua.

Comprueba tú mismo los modelos que destacan en resistencia gracias a nuestro comparador.

 Comparador de móviles

 

Una buena funda debe proteger al menos la parte trasera, los laterales y las esquinas del dispositivo. Es conveniente que la zona posterior incorpore algún material o superficie antideslizante. Refuerce la protección con un protector de pantalla de cristal templado.

La funda debe ajustarse bien y evitar que el dispositivo pueda salirse accidentalmente. Si tiene cantos de plástico donde se inserta el dispositivo, fíjese en que  estén intactos y ajustados.  Si es una funda de tipo libro o de estuche, conviene que tenga un cierre para impedir que el móvil se deslice hacia afuera.

Se trata de reforzar la protección. Evite las fundas que sustituyen a la propia carcasa del móvil.

 Si el dispositivo lo va a utilizar un niño, elija una funda que le permita apretar de forma sencilla los botones (encendido, volumen).

Elija una funda adecuada a su modelo de smartphone o tableta. No solo importa el tamaño de la pantalla, también influye la ubicación de las conexiones, los botones, la cámara, el flash o los altavoces, ya que varían de un modelo a otro. La funda no debe entorpecer el uso de esos mandos y conexiones si está pensada para un uso continuo. 

 

Una buena funda debe proteger al menos la parte trasera, los laterales y las esquinas del dispositivo. Es conveniente que la zona posterior incorpore algún material o superficie antideslizante. Refuerce la protección con un protector de pantalla de cristal templado.

La funda debe ajustarse bien y evitar que el dispositivo pueda salirse accidentalmente. Si tiene cantos de plástico donde se inserta el dispositivo, fíjese en que  estén intactos y ajustados.  Si es una funda de tipo libro o de estuche, conviene que tenga un cierre para impedir que el móvil se deslice hacia afuera.

Se trata de reforzar la protección. Evite las fundas que sustituyen a la propia carcasa del móvil.

 Si el dispositivo lo va a utilizar un niño, elija una funda que le permita apretar de forma sencilla los botones (encendido, volumen).

Elija una funda adecuada a su modelo de smartphone o tableta. No solo importa el tamaño de la pantalla, también influye la ubicación de las conexiones, los botones, la cámara, el flash o los altavoces, ya que varían de un modelo a otro. La funda no debe entorpecer el uso de esos mandos y conexiones si está pensada para un uso continuo.