Noticia

Windows 8: es pronto para cambiar

26 octubre 2012
Tablets

26 octubre 2012

Microsoft lanza su primer intento de crear un sistema operativo fundamentalmente táctil. Windows 8 no llega en el mejor momento y puede confundir más que ayudar. Su futuro está aún por escribir, pero es pronto para actualizar nuestro sistema o comprar dispositivos equipados con Windows 8.

El mayor cambio en la historia de uno de los sistemas operativos más extendidos ya ha llegado. Microsoft ha intentado por primera vez crear un sistema especialmente adaptado a los dispositivos táctiles.

¿Conseguirá implantarse en PCs, ordenadores, tabletas y móviles? No será fácil: competidores como iOS y Android le llevan años de ventaja. 

Rediseño absoluto y lío de versiones

Un dedo nunca será tan preciso como el puntero de un ratón, y por eso fracasaron los anteriores intentos de utilizar Windows 7 en pantallas táctiles. 

Un sistema táctil tiene que ser diferente, tiene que poder tomar un área de presión y decidir cuál es el centro, qué es exactamente lo que el usuario quiso tocar.  

Para conseguirlo, Microsoft ha hecho dos versiones completamente diferentes de Windows 8:

  • Windows 8 con procesador Intel: solo funciona con Intel y está pensado para uso profesional y de oficina.
  • Windows RT con procesador ARM: pensado para dispositivos portátiles, como tablets o smartphones.

Y para confundir un poco más al usuario, existen dos diferentes interfaces:

  • Win32: el legado del Windows de toda la vida y compatible con todos los programas que ahora funcionan en Windows.
  • WinRT: conocida como Metro y diseñada con azulejos de aplicaciones que abren distintos programas. Los fabricantes tendrán que desarrollar sus aplicaciones de nuevo si quieren ser compatibles con esta nueva interfaz. 

Los inconvenientes de todo este jaleo de versiones son:

  • No se puede cambiar directamente de una plataforma a otra. Una aplicación diseñada en uno de los interfaces para una de las dos versiones de Windows 8 no será compatible con cualquiera de las otras combinaciones. 
  • Aunque una aplicación parezca ser la misma (por ejemplo, Internet Explorer para Win32 y para WinRT) no tienen por qué tener el mismo interfaz ni compartir recursos (los favoritos de uno de ellos no se compartirán con el otro). 
  • De momento hay muy pocas aplicaciones. Los desarrolladores se manejan mejor en el lenguaje del antiguo Win32 y lo que están haciendo es programar en esta interfaz pero haciendo que visualmente se parezca a la de WinRT. Todo esto puede resultar muy confuso para el usuario.

Tienda de aplicaciones propia

A imagen y semejanza de Apple, Microsoft pretende supervisar directamente todas las aplicaciones y Windows 8 dispondrá de su propia AppStore.

Las aplicaciones llevarán una firma digital para protegerlas del malware.

Cuidado al instalar drivers

No debería llevar más de 15 minutos y resulta sencillo. Sin embargo, hay que tomar precauciones al instalar los drivers de nuestros viejos dispositivos, sobre todo si son de la época de Windows XP

En sistemas que dependan fuertemente de instalaciones en Windows 7 o Windows XP, es mejor no actualizar a Windows 8.

La clave estará en los tablets

Este será uno de los puntos clave en el éxito o fracaso del nuevo sistema de Microsoft. Si pretende que la experiencia de usuario sea similar a la del iPad, tendrá que garantizar que la batería del tablet aguante unas 10 o 12 horas.

La experiencia puede ir en la línea de lo que vimos en la tablet Surface.  

Conclusiones: aún no es el momento

El futuro de Windows 8 está aún por determinar, pero es demasiado pronto para lanzarse y no es el mejor momento ni para actualizar ni para comprarse dispositivos que vengan con él de serie.

Te recomendamos que esperes al menos 6 meses para ver cómo avanza la apuesta de Microsoft antes de dar el salto al nuevo sistema. 


Imprimir Enviar por email
Exclusivo socios ocu

Este es un contenido reservado a socios

¿Eres socio? Identifícate para acceder

Soy socio

HAZTE SOCIO