Informe

Guía de compra de ordenadores

25 agosto 2014

25 agosto 2014

Hace tiempo que los ordenadores de sobremesa dejaron paso a los portátiles, y éstos a nuevos dispositivos, como ultrabooks o tabletas. Si necesitas un ordenador, valora qué uso vas a darle y cómprate el indicado. No gastes dinero de más en un dispositivo que no necesitas.

Valora qué uso vas a darle

Son multitud las opciones que actualmente tenemos a la hora de comprar un ordenador. Los PC de sobremesa dejaron paso a los portátiles y éstos a un sinfín de nuevos dispositivos. Si necesitas uno, valora qué uso vas a darle y elige. Al margen del tipo de ordenador que escojamos, debemos fijarnos en los componentes que influyen en el rendimiento del aparato.

Procesadores y usuarios

Está formado por diferentes núcleos, de ahí su nombre: dual core, quad core u octa core. Hay dos principales fabricantes, Intel y AMD. Al escoger, debes tener en cuenta tu perfil de usuario.

Si utilizas el ordenador para gestionar pequeños documentos, enviar emails y navegar por Internet, eres un usuario básico. Con Intel puedes optar por una de las series Atom, Celerom o Pentium. En AMD, debes escoger entre el E2 o el A4.

En el caso de trabajar con textos largos, hojas de cálculo complejas o edición de fotografías, eres un usuario intermedio. Mejor inclínate por un procesador Intel Core i3 o i5 o un AMD A6 o A8.

Si utilizas programas con demasiada complejidad gráfica, como editores de vídeo, o juegos muy pesados, eres un usuario avanzado. Para este tipo de usuarios, lo mejor son procesadores Intel i7 o AMD A10 o FX.

Memoria RAM y tarjeta gráfica

Para un uso normal, 4GB de RAM son suficientes. Muchos ordenadores y tabletas tienen tarjetas gráficas de memoria compartida; es decir, que comparten la memoria RAM con el sistema, y son perfectamente capaces de ejecutar las tareas del día a día.

Para programas más complejos gráficamente, como los editores de vídeo o los juegos muy pesados, se debe optar por 8 GB o 16 GB de RAM y por una tarjeta gráfica con memoria dedicada, que tiene la ventaja de poder ser sustituida fácilmente en los ordenadores de sobremesa.

Disco duro

La elección del disco duro dependerá de la cantidad de ficheros que se pretendan guardar. Si es música, fotos o vídeos largos, opta por un disco con al menos 1TB, que son 1.024 GB. Otra buena opción puede ser elegir un disco duro con menos memoria e invertir en la compra de un disco duro externo, muy útil para copias de seguridad (backups).

También se puede combinar un disco duro con un disco SSD, que es más rápido. Mejora el funcionamiento del sistema de acceso a los ficheros ahí almacenados y también la velocidad de arranque.


Imprimir Enviar por email