Guía de compra

Cómo elegir el mejor monitor

Monitores para PC

Trabajar desde casa puede resultar más fácil si tienes un monitor que pueda compensar el pequeño tamaño de la pantalla de un ordenador portátil. Si estás pensando en comprarte uno, esta guía de compra te ayudará a descubrir  cuáles son las características más importantes que debe tener esta pantalla adicional para que te resulte realmente útil  y la compra sea acertada.

La epidemia por coronavirus provocó que muchas personas en todo el mundo comenzaran a trabajar y a estudiar de forma habitual desde sus hogares. Si es tu caso, es posible que la pantalla de tu portátil no sea lo suficientemente grande para evitar la fatiga visual y para satisfacer tus necesidades laborales y estudiantiles. ¿La solución? Adquirir un  monitor. Te contamos en qué fijarte para elegir el tuyo.

Y cuando te hayas decidido, visita nuestro comparador: encontrarás los modelos más vendidos  y las tiendas online donde podrás adquirirlo al mejor precio y ahorrar en la compra.

ENTRA Y ENCUENTRA TU MONITOR

Cómo elegir un monitor

Es importante que tengas en cuenta el uso que harás de él. ¿Lo necesitas para trabajar o estudiar? ¿Para videojuegos? ¿Para editar fotos? Dependiendo del uso previsto, ciertas características serán más importantes que otras. Hagamos un repaso a los parámetros clave en un monitor, que básicamente están relacionados con la calidad de la pantalla.

1. La pantalla

Veamos los aspectos más importantes que tienes que conocer sobre la pantalla.

Diagonal de pantalla

La diagonal es el tamaño de la pantalla, expresada como la distancia (en pulgadas ") entre la esquina inferior izquierda y la esquina superior derecha. Cuanto mayor sea la diagonal, mayor será la pantalla.

Las pantallas de los portátiles van desde las 11-12 pulgadas de los más compactos, un poco más grandes que una tableta, hasta las 17-18 pulgadas de los más grandes y pesados, pero también más potentes y similares a un PC de escritorio. Para los monitores de escritorio, sin embargo, los tamaños más comunes en la actualidad son 21-22" y 24".

distancia del monitor a los ojos

Resolución

La imagen digital está compuesta por una matriz de puntos brillantes, llamados píxeles, organizados en los dos ejes cartesianos (alto y ancho). Cuanto mayor sea la resolución, es decir, cuanto mayor sea la cantidad de puntos, más definidas aparecerán las imágenes.

  • Una resolución muy común hoy en día es la denominada "Full HD", o 1.920 x 1.080 píxeles. Para monitores de escritorio de 24", la resolución Full HD es la normal, y se pueden utilizar a una distancia de 70-80 cm de la pantalla.
  • Resoluciones más altas se encuentran en monitores de 27” en adelante y son útiles para edición de gráficos, fotografías y tareas CAD.

Relación de aspecto

La proporción entre el ancho y el alto de la pantalla es su relación de aspecto. Originalmente era 4:3, la misma que los televisores. Cuando los televisores se convirtieron en "pantalla ancha", los monitores de PC se sumaron a la tendencia de adoptar la relación 16:9.

Sin embargo, también hay monitores con relaciones de aspecto 16:10 o 3:2, o con una dimensión vertical mayor. Esto se debe a que, para el trabajo de oficina y la edición de imagen, las pantallas panorámicas a veces resultan demasiado achatadas o dificultan el sacarle el máximo partido al espacio disponible.

Tipo de panel

El tipo de panel, aunque no es lo único que influye, tiene un gran impacto en la calidad de imagen final.

tipo de panel de los monitores

Los monitores habitualmente cuentan con pantallas LCD, con tres tipos de tecnologías de panel: IPS, VA y TN.

  • IPS (In-Plane Switching): De las tres tecnologías esta es la que  ofrece la mejor calidad de imagen, con gran nitidez de color, aunque su tiempo de respuesta es más largo.

  • VA (Vertical Alignment): Ofrece los mejores resultados en brillo y contraste. Su tiempo de respuesta es menor que IPS, pero mayor que TN.

  • TN (Twisted Nematic): Es una tecnología más rápida y económica que las anteriores, aunque a costa de una menor calidad de imagen global.

Brillo

Es una medida de la luminosidad de la pantalla. El brillo cobra más o menos relevancia según el contexto de uso. En habitaciones bien iluminadas, por ejemplo, una pantalla tenue podría ser ilegible, especialmente si inciden sobre ella directamente los rayos del sol (una condición de que debe evitarse, pero que a veces no es posible, especialmente con ordenadores portátiles que se pueden usar en cualquier lugar).

El brillo también se puede ajustar para que no sea excesivo o molesto, especialmente para aquellos que tienen que pasar muchas horas frente a la pantalla.

Contraste

El contraste mide la relación de brillo de la pantalla entre el blanco y el negro. No existe una forma única de medirlo, y en el pasado los fabricantes declaraban valores poco realistas como resultado de mediciones de laboratorio en condiciones difícilmente reproducibles en casa.

Los valores de contraste típicos para una pantalla actual varían entre 400 y 1.000. Un valor de contraste alto hace que los caracteres de los textos sean más visibles y claros, por lo que es una de las características a considerar cuando se busca una pantalla para trabajar.

Espacio de color sRGB

El espacio de color sRGB es un dato expresado mediante un porcentaje. Un porcentaje del 100% indica que el monitor es capaz de mostrar toda la paleta de colores definida según el estándar sRGB.

Hay monitores gráficos capaces de llegar al 100%, pero la cifra varía según la paleta de colores considerada. Estos datos son importantes solo para aquellos que hacen un uso profesional en el sector de la edición gráfica y la fotografía.

Tiempo de respuesta

El tiempo de respuesta es el tiempo que tarda un píxel en pasar de apagado (negro) a encendido (blanco) y viceversa. A menor tiempo de respuesta, más probabilidades de evitar halos o desenfoques, sobre todo cuando visualizamos imágenes en movimiento, una característica muy valorada en monitores para videojuegos.

Ángulo de visión

Una limitación típica de las pantallas de cristal líquido de todo tipo (LCD, TFT, LCD-LED, etc.) es que, a medida que cambia el ángulo entre la pantalla y el observador, el contraste y la capacidad de reproducir fielmente colores varían. Aunque el problema es menor que en el pasado, muchas pantallas, especialmente las más baratas, tienen un ángulo de visión óptimo muy estrecho.

Además, el ángulo de visión en el plano horizontal (moviéndose hacia la izquierda y derecha de la pantalla) y en el vertical (mirando hacia arriba y hacia abajo) son diferentes: la limitación en el plano vertical es a menudo más severa que en el plano horizontal. Esta es una de esas características que se deben verificar con el monitor encendido, antes de comprar.

Frecuencia de refresco

La frecuencia de refresco indica cuántas veces se puede actualizar la pantalla por segundo y se expresa en Hz.

  • En las pantallas de tubo de rayos catódicos, este parámetro era importante porque la imagen tenía que actualizarse constantemente para que no parpadeara.
  • En las pantallas LCD, que no tienen este problema, la frecuencia de actualización solo indica el límite superior de cuántos fotogramas por segundo se pueden mostrar. Todos los monitores del mercado admiten una frecuencia de 60Hz, suficiente para cualquier tarea.
  • Recientemente, entre los monitores destinados a gamers, está surgiendo la tendencia a ofrecer monitores con frecuencias más altas (120 y 144Hz) ya que serían capaces de reducir los tiempos de respuesta en juegos de acción.

2. Las conexiones

Para poder conectar el ordenador al monitor, este último cuenta con una variedad de conectores. ¿Sabes cuáles son los principales?

conexiones

  • HDMI: Una conexión digital que transmite vídeo y audio mediante un solo cable. Es el sistema más popular entre los televisores, y también se ha vuelto muy común en los ordenadores portátiles, ya que su conector plano y estrecho ocupa el mismo espacio que un puerto USB. El hecho de que esta conexión también soporte audio puede ser útil si el monitor incluye altavoces. Existen diferentes revisiones de este estándar que permiten admitir resoluciones y frecuencias de actualización más altas o una mayor gama de colores: recomendamos que el monitor sea compatible con HDMI 1.4 o superior.

  • DisplayPort/mini DisplayPort: El último estándar adoptado por los fabricantes de ordenadores que ofrece modestas ventajas sobre HDMI, aunque no alcanza la popularidad de este. Está presente en algunos portátiles la variante conocida como "mini DisplayPort" que utiliza un conector más pequeño. Hay adaptadores para convertir una señal DisplayPort a HDMI y viceversa.

  • USB: Los puertos USB nos pueden resultar útiles para conectar una webcam o un disco duro externo, por ejemplo. Si alguno de ellos es USB-C, podrá cargar a la vez la batería del portátil o de su teléfono móvil.

  • DVI: Una conexión digital popular en ordenadores de escritorio. Es eléctricamente compatible con la conexión HDMI en lo que respecta a la parte de video.

  • Otras conexiones: Como Thunderbolt o Ethernet, aunque son poco habituales en los monitores.

Compara y ahorra al comprar un monitor

Te recomendamos que no lo hagas a ciegas y antes visites nuestro comparado y busques el mejor monitor para ti. Una vez que lo tengas, te decimos cuáles son las tiendas más baratas donde comprarlo; y, si eres socio de OCU, aprovechar las condiciones especiales que reservamos para ti ¡No te pierdas la ocasión de ahorrar!

ENCUENTRA EL MEJOR MONITOR PARA TI

Preguntas frecuentes sobre monitores

¿Cómo conecto el monitor al PC?

Simplemente conecta el monitor al PC o portátil con un cable compatible con ambos, habitualmente de tipo HDMI. En el caso de que sus conectores no sean compatibles, prueba a utilizar un adaptador.

¿Es mejor un monitor o una televisión para trabajar con el PC?

Para trabajar, es mejor decantarse siempre por un monitor. Las grandes dimensiones de las televisiones actuales imposibilitan guardar la distancia recomendada para trabajar con la pantalla. Por otra parte, entre un monitor de 32”, de los más grandes, y una TV de igual tamaño, obtendrás una mejor relación calidad-precio con el primero.

¿Cuánto cuesta un monitor?

Un monitor de 24 pulgadas cuesta 180 euros de media, mientras que uno de 27 pulgadas supera los 300 euros.

Altavoces integrados, ¿sí o no?

No todos los monitores cuentan con altavoces integrados, especialmente los de 24 pulgadas y tamaños inferiores. No obstante, en aquellos que sí disponen de ellos, la calidad de sonido deja mucho que desear, por lo que tendrás que recurrir a unos altavoces externos si quieres disfrutar de películas o música.

¿En qué se diferencia un monitor para gaming de uno para trabajar?

Los usuarios que quieren sus monitores para jugar se decantan habitualmente por pantallas más grandes (a partir de 27 pulgadas) e incluso curvas, que favorecen una experiencia más inmersiva. También es conveniente elegir para gaming un monitor con bajo tiempo de respuesta y alta frecuencia de refresco. Estos requisitos más exigentes encarecen el precio unos 200 euros en promedio respecto a un monitor más modesto para tareas de oficina.