Noticia

La Red ya es neutral y básica en Estados Unidos

03 marzo 2015

03 marzo 2015

La Comisión Federal de Comunicaciones de EE UU (FCC) ha aprobado que Internet sea un servicio básico, para tratar de lograr que la Red sea neutral y no esté condicionada por intereses comerciales de empresas. En Europa se tramita un reglamento, al que se oponen las grandes compañías.

Que Internet ha cambiado nuestras vidas y forma parte de ellas es un hecho objetivo. Ahora, en estados Unidos, se están dando los primeros pasos firmes para garantizar la neutralidad de la Red y que Internet sea considerado un servicio básico a nivel global. La Comisión Federal de Comunicaciones (FCC) de Estados Unidos ha aprobado la reforma por la cual las empresas de telecomunicaciones no podrán limitar el tráfico de Internet por motivos comerciales, una vieja aspiración para el director de esta entidad, Tom Wheeler, que hasta ahora no había encontrado apoyos.

Así, la FCC considera abiertamente Internet como un servicio básico, a lo que se oponen radicalmente las compañías telefónicas estadounidenses, a las que, por primera vez, de poco les ha servido estar en contra.

La FCC aboga por la neutralidad de la Red y considera el acceso a élla como un servicio básico. Por esta razón, ha aprobado dos medidas sobre el uso de Internet, que afectan tanto a las operadoras móviles como a las de cable:

  • No se podrá bloquear el acceso a servicios o contenidos por motivos comerciales.
  • Prohibición de estrangulamiento.
  • No será posible priorizar el tráfico a cambio de compensaciones de cualquier tipo.

La prohibición de bloqueo implica que no podrá impedir el acceso a "contenido legal, aplicaciones, servicios o dispositivos que no sean perjudiciales" cuando se utiliza Internet. Con ello se pretende evitar la censura y la discriminación de sitios o servicios específicos.

La prohibición de estrangulamiento hace referencia a que los proveedores de Internet no podrán ralentizar deliberadamente la descarga de datos de aplicaciones o sitios en Internet. Así, por ejemplo, una empresa de banda ancha deberá permitir que todo el flujo de tráfico sea igual, independientemente de si llega de un competidor o de un servicio de vídeo en streaming, como Netflix, que utiliza una gran cantidad de datos.

La prohibición de priorización de pago conlleva que no será posible cobrar a los proveedores de contenido un precio extra para llevar sus datos con mayor rapidez. de esta manera, no se da opción a que exista Internet de 'vía rápida', y se evita que los proveedores de contenidos que no estén dispuestos a pagar más reciban un trato de menor calidad que los que sí pagan más, una situación que haría que únicamente los más fuertes pudiesen competir.

Lo complicado será aplicar los criterios de la FCC, ya que se oponen las compañías de telecomunicaciones y el Partido Republicano de EE UU, que promete echar abajo la medida.

¿En qué nos afecta esto?

El Parlamento Europeo tramita en la actualidad un reglamento para la creación de un mercado único de las telecomunicaciones. Las negociaciones se llevan a cabo bajo grandes presiones por parte de las empresas de telecomunicaciones europeas. Será necesario que tanto los miembros del Parlamento Europeo, como posteriormente los gobiernos -entre ellos el de España- mantenga una posición favorable al primer texto redactado por la Comisión Europea, que sí que recoge este principio.

El ejemplo de Estados Unidos debería ser un espejo para los gobiernos de la Unión Europea, que tendrían que considerar también el principio de neutralidad de la Red como algo irrenunciable en las negociaciones del reglamento sobre el mercado único de telecomunicaciones.


Imprimir Enviar por email