Noticia

Google trata de defenderse de las acusaciones de abuso de dominio por parte de la UE

31 agosto 2015

31 agosto 2015

El abuso de dominio por parte de Google perjudica a los consumidores y por ello la Comisión Europea llevaba cinco años investigando a la compañía, que roza el monopolio. Ahora Google se defiende diciendo que no manipula gracias a su posición de liderazgo. La batalla continúa abierta.

El abuso de su posición de dominio por parte de Google perjudica a los consumidores, como publicamos el pasado 16 de abril, cuando mencionamos que la Comisión Europea llevaba cinco años investigando a esta compañía y amenazaba con multas cuantiosas.

Google roza el monopolio, con un 95% de las búsquedas en 2014, por sólo un 2% de sus competidores Yahoo y Bing. Pero una cosa es ser el líder y otra jugar sucio para serlo. Y es que Google ha distorsionado sus resultados de búsqueda para beneficiar a su propio portal de comercio online, Google Shopping. Por ello, la UE emplazó a Google a cambiar sus pautas de actuación, como ya hizo con Microsoft en 2004 o Intel en 2009. A esta última le cayó entonces una multa de más de 1.000 millones de euros.

Ahora, Google ha respondido a la Unión Europea sobre estas acusaciones de manipulación y monopolio y la compañía argumenta que "las alegaciones son incorrectas", y que sus prácticas de búsqueda no han dañado a los consumidores.

OCU está personada en el expediente como tercer interesado desde 2012, ya que estas prácticas tienen un impacto enorme en el acceso de los consumidores a información independiente sobre productos y servicios. Gracias a ello hemos podido someter nuestras observaciones por escrito al pliego de cargos de la Comisión Europea. 

Además, BEUC, la organización europea de consumidores de la que OCU es miembro, también presentó una denuncia por el mismo motivo. 

Google considera infundadas todas las acusaciones de la Comisión Europea y afirma que en ningún momento ha utilizado su situación de liderazgo para su exclusivo beneficio.

De esta manera, la batalla continúa abierta y la pelota cae ahora de nuevo en manos de la UE, que deberá pronunciarse sobre lo que afirma ahora Google para eludir responsabilidades y, sobre todo, para evitar una cuantiosa multa.

En los últimos años, Google ha coleccionado denuncias por abuso de poder. Una cuarta parte de ellas por parte de empresas estadounidenses, algo que en la UE han recalcado para que nadie agite el fantasma del 'antiamericanismo'.