Informe

Xbox One o PS4, cuál me compro

17 diciembre 2013
Xbox One o PS4, cuál me compro

17 diciembre 2013

La última generación de consolas de Microsoft y Sony acaba de llegar. Optar por la PS4 o la Xbox One es cuestión de preferencias pues ambas ofrecen grandes prestaciones. Nuestro consejo es que esperes: las dos son caras y la PS3 y la Xbox 360 aún pueden darte mucho juego.

Así es la Xbox One

La consola Xbox One esta a la venta por 499 euros. La primera impresión al ver la nueva consola puede dejar un poco perplejo: es rectangular, de plástico negro y grande (343 x 80 x 263 mm).

El nuevo Kinect 2 es también bastante grande y su cable de conexión es más grueso que el de la mayoría de los cables para monitores. La fuente de alimentación es una unidad independiente y también emplea un cable grueso para conectarse a la consola.

El sistema operativo de la One es similar a Windows 8 y el arranque en frío de la consola requiere más de un minuto. Desde el modo stand by, sólo 20 segundos. En el primer arranque, la consola ha de estar conectada a Internet para poder completar el proceso de actualización.

Resulta curioso que la configuración pueda completarse sin conectar la barra del sensor Kinect, lo que contradice rumores anteriores a su lanzamiento que decían que Kinect debía estar conectado todo el tiempo para que la consola funcionase correctamente.

Kinect

Los esfuerzos de Microsoft por integrar Kinect parece que van dando resultados. Aunque el sistema no es perfecto y el tono de la voz parece tener cierto efecto sobre reconocimiento, la mayoría de las opciones principales son accesibles a través de comandos de voz. El control de voz presenta grandes ventajas frente a los métodos tradicionales. Permite, por ejemplo, activar un comando no visible en la pantalla.

En el caso de su sensor o su ojo, cuenta con nuevas capacidades que incluyen no sólo una cámara de mayor nitidez, ideal para ser utilizada en videoconferencias por Skype, por ejemplo; sino que también cuenta con nuevas tecnologías que permiten captar al usuario con mayor profundidad, y en tres dimensiones.

Además, cuenta con tecnología infrarroja para poder ver incluso en completa oscuridad, sin ser afectado por luces de lámparas.

Interfaz de usuario

El interfaz de la consola, que es muy parecido a la de Windows 8. Es completamente personalizable, por lo que el usuario puede decidir qué quiere ver en la pantalla. Este sistema de personalización se basa en la experiencia que el usuario tendrá con la consola. Ésta 'le va conociendo' y en función de a qué juegue, qué vea o qué escuche su dashboard, y se irá adaptando.

La Xbox One incluye una nueva función llamada Snap, gracias a la que el usuario puede dividir la pantalla en dos partes, ejecutando diversas aplicaciones al mismo tiempo y pudiendo cambiar de una a otro mediante comandos de voz.

A través del nuevo Xbox Live, los usuarios pueden acceder directamente a la nube, y quienes dispiongan de Xbox Live Gold podrán, además, utilizar herramientas como Xbox SmartGlass, para conectar rápidamente diversos dispositivos y jugar en modo multijugador o capturar los mejores momentos de sus partidas, para después subirlas a la nube y compartirlas con todo el mundo.

Los juegos

Los juegos deben ser instalados en el disco duro. Algunos de ellos permiten empezar a jugar casi inmediatamente mientras el juego se termina de instalar en el disco duro de la consola. En otros casos, debemos esperar a que la instalación este algo más avanzada.

Ojo, porque para cada uno de los pocos juegos lanzados que hemos probados, son necesarios unos 30 GB de espacio.

El control de los juegos puede realizarse a través de Kinect, de tamaño y forma similar al de la Xbox 360, o a través de su GamePad.

La transferencia de datos entre el mando y la consola se ha mejorado, con lo que ahora los jugadores podrán disfrutar de una mayor calidad de audio en sus auriculares.

Se incluyen cuatro motores de vibración, con lo cual la One ofrece a los usuarios una experiencia de juego más enriquecedora y mayor sensibilidad y precisión. se han rediseñado los botones en cruz y se ha reducido la distancia entre los botones A, B, X e Y.

El Mando de Xbox One trabaja con un sistema LED y tecnología reflectante para comunicarse con la consola y el sensor de Kinect. Así se consigue una integración completa con este último dispositivo, que es capaz de detectar quién sostiene el mando en cada momento. El sistema de sensores en Kinect detectara un cambio en la ubicación del Game pad, invirtiendo las posiciones de manera automática cuando se cambie de lugar en el sofá o lugar de Juego.

El nuevo GamePad entra en modo de bajo consumo para reducir el gasto de batería al detectar, por ejemplo, que se está viendo una película, y vuelve al modo normal cuando se utiliza de nuevo.

El compartimento que almacena las baterías AA se encuentra en el interior del mando. Así el jugador tiene más espacio de agarre en la parte inferior. El mando puede funcionar tanto de manera inalámbrica como conectado por cable (microUSB).

Reproductor multimedia

El Xbox es compatible con DLNA y reproduce CD/DVD. Pero se echa de menos la posibilidad de reproducir contenido multimedia almacenado en dispositivos externos conectados vía USB. La respuesta de Microsoft es que esta funcionalidad puede añadirse más adelante. Por el momento, sólo se pueden reproducir contenidos multimedia a través de los servicios de Xbox Music o Xbox Video.

Las funcionalidades DLNA también son bastante limitadas: la consola sólo puede actuar como receptor, lo que significa que un centro multimedia externo tiene que iniciar el streaming.

Nuestra opinión

El motivo por el que la nueva consola de Microsoft no incluye ningún juego que permita ver todas las posibilidades de Kinect posiblemente atienda a que la empresa Kinect es algo más que los juegos. Pero este hecho puede echar para atrás a los más jugones a decantarse por la nueva videoconsola.

La Xbox One tiene mucho potencial, pero muchas de sus características se ven frenadas en Europa al estar destinadas al mercado de Estados Unidos.

Por otro lado, el hecho de no permitir la reproducción de contenidos multimedia desde USB obliga a los usuarios a pasar por XboxMusic y XboxVideos, previo paso por caja.