Consejos

Navegadores web: ¿cuál es el mejor?

10 enero 2019
elegir-navegador-web

10 enero 2019

La guerra de navegadores que ha vivido Internet durante las 2 últimas décadas ha propiciado que las empresas tecnológicas se pusieran las pilas y hayan desarrollado productos con gran rendimiento y tecnológicamente maduros. Por ello, elegir entre un navegador web u otro se ha convertido más en una cuestión de gustos personales.

¿Qué debes pedirle a un navegador web?

Internet se ha convertido en el protagonista de nuestra vida digital y los navegadores web en herramientas imprescindibles. Esto no se debe solo a las búsquedas que nos permiten hacer, sino también por los servicios y las herramientas online que ponen a nuestro alcance para trabajar o navegar a nuestro antojo.

Actualmente, son varios los navegadores web que uno puede utilizar para navegar por la Red y, por suerte, todos ellos son totalmente gratis. Gracias a esto, no existe la necesidad de atarse de por vida a un navegador en concreto, sino que podemos probar libremente todas las alternativas hasta que finalmente demos con el que mejor encaja con nuestra forma de trabajar en la web.

En OCU hemos analizado 10 navegadores de PC, sometiéndolos a las siguientes pruebas:

Visualización de páginas

A diferencia de hace unos años que la incompatibilidad entre sitios web y navegadores estaba casi a la orden del día, la visualización de una página a través de cualquier navegador o dispositivo tecnológico ya no supone un problema. Esto se debe principalmente tanto al fin de la guerra de navegadores impulsada por Microsoft a finales de los 90 como al trabajo de optimización de los desarrolladores web.

Impresión de un sitio web

Este asunto es una de las flaquezas que comparten la mayoría de los navegadores. El diseño de muchas páginas web es muy complejo por el uso de numerosos marcos de texto, o bien porque están optimizadas para monitores de pantalla panorámica. En cualquier caso, esto dificulta su impresión.

Guardar una página web

Esta función es muy útil para mantener un registro de las páginas que nos parecen interesantes, sobre todo si tenemos en cuenta que el intrépido ritmo de Internet hace que sea normal que una web deje de existir pasado un tiempo o que su ubicación cambie.

Según el navegador que utilicemos, podremos guardar una página web de una forma u otra. Entre las más habituales están:

  • Guardar la página como un solo archivo HTML, conservando solo el texto y manteniendo tanto el diseño como la forma.
  • Descargar todos los elementos que componen la página para recrearla sin conexión. Aunque es el método más completo, supone la descarga de una gran cantidad de pequeños archivos auxiliares y ocupar memoria de nuestro ordenador.
  • Almacenar todo en un solo archivo llamado archivo web.   

Velocidad y rendimiento

Hoy en día, no existe mucha diferencia en el rendimiento y el uso de recursos entre los diferentes navegadores, aunque siempre hay alguna excepción.

Extensiones o complementos

Son funciones adicionales como barra de herramientas, bloqueadores de elementos emergentes, etc. y que se desarrollan específicamente para cada navegador web.

Seguridad

Muchos navegadores cuentan con tecnología anti-phishing que comprueban en una “lista negra” y advierten al usuario si la URL que ha escrito en la barra de direcciones se corresponde con un sitio potencialmente peligroso. Aunque esto es muy útil, en ningún caso sustituye un buen y completo antivirus.

Consulta nuestro Comparador de antivirus

Instalación

Algunos navegadores web vienen de serie en los dispositivos que compramos, mientras que los que no suelen ser sencillos de instalar.