Guía de compra

Guía de compra de auriculares

20 abril 2016
auriculares

20 abril 2016

Section

Protege tus oídos

La OCU se preocupa por tu salud y te enseña a disfrutar de los mejores productos. Si te va la música, tienes que prestar atención a la calidad de sonido de lo que escuchas pero también a la salud de tu oído. Nuestros análisis han puesto en evidencia que los auriculares que se regalan con los reproductores habituales y los teléfonos móviles son bastante mediocres. Aprende a conseguir unos de buena calidad.

Elige el modelo perfecto para ti

Los hay para todos los gustos. Apenas visibles o que rodean todo el pabellón auditivo:

  • De botón: son los más populares por su bajo precio (menos de 10 euros) y su reducido tamaño. Se colocan dentro de la oreja pero sin tocar el canal auditivo. No aíslan del ruido exterior.
  • Intrauriculares: de tamaño parecido a los de botón pero llegan a introducirse en el canal auditivo. Sus adaptadores de goma (tapones) aíslan bastante del ruido exterior y permiten una mejor sujeción a la oreja.
  • Supraurales o abiertos: se colocan sobre la oreja y sus almohadillas permiten un buen ajuste, pero no aíslan totalmente del ruido exterior. Son ligeros y muy fáciles de llevar.
  • Circumaurales o cerrados: tienen unas almohadillas grandes que rodean completamente la oreja. Consiguen un mejor aislamiento sonoro, aunque por su peso y tamaño pueden resultar algo incómodos.   

¿En qué fijarse?

Una vez elegido el modelo, conviene fijarse en otra serie de cosas:

  • Calidad de sonido: te recomendamos que consultes el análisis y elijas alguno de los que sacas buena nota en este apartado.
  • Comodidad: por muy atractivos que sean, de nada valen si son incómodos. Pruébatelos antes de comprarlos: deben pesar poco, no balancearse sobre la cabeza y no apretar demasiado, especialmente si llevas gafas. Si son intrauriculares, la almohadilla tiene que encajar perfectamente en el oído (muchos traen hasta tres tamaños diferentes de almohadillas). Si son circumaurales, comprueba que te cubren completamente la oreja.
  • Cable: la virtud está en el término medio. Debe ser suficientemente largo como para no te tirarte de las orejas pero no tanto como para enredarse en tu ropa. Si es desmontable estarás a salvo de roturas en caso de tirones. Si es extensible podrás ajustar su longitud. 
  • Cuestiones prácticas: viene bien que sean fáciles de limpiar, que no se rompan al meterlos en la mochila y que tenga una bolsita para guardarlos; Además, es importante que los mandos de los auriculares tengan un emplazamiento y un tamaño que permita manipularlos fácilmente, sobre todo al cambiar la batería. Por último, ten en cuenta que el efecto que percibe un usuario que no está acostumbrado a este tipo de auriculares es de presión en los oídos, como si se taponaran. 
  • Batería: todos los modelos con cancelación de ruido necesitan baterías para utilizar esta funcionalidad. Pueden ser unas pilas alcalinas AAA pequeñas (generalmente funcionan con una sola pila, aunque algunos modelos pueden necesitar dos) o baterías específicas que vendrán con su propio cargador y en algunos casos incluso con una batería de recambio.
  • Opción de desactivar la cancelación de ruidoes muy importante, ya que esta función puede crear un efecto “burbuja” que nos impida oír una señal de aviso o alarma. Si vas a usarlos para correr en entornos con tráfico, tienes que estar seguro de poder desactivar la cancelación de ruido.

Imprimir Enviar por email