Guía de compra

Antivirus

22 mayo 2019
antivirus

22 mayo 2019

En la actualidad, muchos de los ataques malware van dirigidos a Windows, puesto que es el sistema operativo que utiliza la mayoría de los usuarios. Los hackers no son tontos y saben sacar partido a esta situación: cuanto más usuarios, mayor será el daño. ¡Ojo! Esto no quiere decir que los usuarios de Mac se libren de ser víctimas de virus informáticos.

En cualquier caso, da igual el sistema operativo. Nuestros expertos recomiendan tener siempre instalado un buen antivirus en el ordenador o en el dispositivo tecnológico que se use normalmente para navegar por Internet (móvil, tableta…).Y como sabemos que acertar con la contratación de un antivirus no siempre es fácil si uno no está familiarizado con este “mundillo”, hemos preparado esta guía de compra para tratar de responder a las cuestiones más comunes:  

Los mejores antivirus

¿Es mejor un antivirus gratuito o de pago?

A decir verdad, algunos productos gratuitos ofrecen resultados muy buenos y, tanto empresas de antivirus como usuarios, consiguen algo: unas instalan sus softwares en los equipos y aprovechan esto para hacer crecer sus bases de datos de malware, mientras que los otros tienen un antivirus con altas prestaciones sin pagar un céntimo a cambio de soportar anuncios y ventanas emergentes que les sugerirán continuamente que se pasen a la versión de pago.

Otra buena (y económica) opción es Windows Defender, el antivirus que viene instalado por defecto en los equipos de este sistema operativo. Si bien nuestros test han evidenciado que Microsoft ha mejorado la calidad de su producto (este se encuentra a las puertas de nuestra zona de “Buena calidad”) durante los últimos años, su producto sigue careciendo de protección anti-phishing.

¿En qué debo fijarme?

  • Protección frente a virus y phishing: esta última técnica se está convirtiendo en una de las formas de engaño más utilizadas por los piratas informáticos para robar nuestros datos personales y bancarios. Para ello, se hacen pasar por una institución oficial como la Agencia Tributaria, nuestro banco o una empresa o tienda de total confianza.
  • Apto para tu ordenador: si tienes un equipo algo viejo, con poca memoria RAM, un procesador lento o poco espacio de almacenamiento, revisa antes el comparador OCU de antivirus si el software que has elegido es óptimo para este tipo de dispositivos.
  • Fácil de usar: ¿no eres un usuario experto y estás contento con el programa de seguridad que tienes instalado en tu dispositivo? Consulta nuestro análisis y si tiene una buena valoración, renuévalo y ahórrate el proceso de instalación en todos tus dispositivos. De lo contrario, busca alguna opción que tenga una buena valoración en la facilidad de uso.

¿Dónde comprarlos y cuánto cuestan?

Una vez consultado nuestro comparador de antivirus y decidido qué software quieres instalar, entra en la web oficial del fabricante y descárgate el programa. En el caso de que sea una versión de pago, fíjate bien que estás comprando el que realmente te interesa porque es fácil confundirse, ya que suelen haber muchas variantes con nombres parecidos, pero los precios varían considerablemente. Si finalmente te decantas por una versión superior, asegúrate antes de que les sacarás rendimiento a las funciones extras: control parental, VPN (red privada virtual), gestión de la red doméstica, etc.

Generalmente, los precios que se muestran en las páginas web suelen corresponderse a la licencia de un año completo, por lo que tendrás que volver a pagar al fabricante si quieres seguir estando protegido transcurridos 365 días.

Desde OCU te recomendamos que no te anticipes y compares precios, ya que a veces comprar un pack de 3 licencias puede salirte más económico que comprar solo una. Si es así, siempre puedes instalar una licencia de antivirus en tu móvil o compartir las que no vayas a usar con algún familiar o amigo.

Las mejores apps de seguridad para tu móvil  

Algunos fabricantes te ofrecen descuentos si contratas licencias de más de un año, pero nosotros no aconsejamos hacerlo por muy tentadora que sea la oferta. Los productos cambian mucho de un año para otro o puede que, una vez instalado el antivirus en cuestión, nos demos cuenta de que no nos resulta fácil de usar y preferimos cambiar a otro.

¡No te olvides de actualizar!

Una vez hayas pagado y descargado el antivirus nuevo, asegúrate de desinstalar primero el antiguo (si es que tenías alguno) e instalar el nuevo siguiendo las instrucciones del fabricante. Actualízalo siempre que sea necesario y, sobre todo, navega con precaución.