Noticia

Contra la tos, menos medicamentos

17 octubre 2018
tos remedios

17 octubre 2018

Cuando surge la tos, lo habitual es tirar de medicamentos, cuando hay gestos mucho más eficaces que tomar pastillas. Medicamentos para la tos hay de muchas clases y se presentan casi siempre como panaceas, pero no es recomendable utilizarlos, salvo que la tos sea persistente.

¿Funcionan los remedios caseros?

¿Qué hay de verdad o de mito en estos remedios tan populares para calmar la tos y catarros invernales?

  • La miel, otro remedio tradicional. Por su composición, rica en carbohidratos, aminoácidos y vitaminas, se dice que ayuda a prevenir la proliferación de bacterias, virus y levaduras e incluso a reducir la inflamación. Y de acuerdo a la última evidencia publicada se sabe que la miel, en niños de 12 meses a 18 años de edad, probablemente tiene un efecto beneficioso en el tratamiento de los síntomas de la tos: reduce la frecuencia, reduce la duración, reduce la gravedad y mejora la calidad del sueño tanto de los padres como de los niños. Cuando se compara la miel con otros remedios antitusivos como el dextrometorfano, la difenhidramina y el salbutamol se comprueba que para ciertos síntomas de la tos la miel es igual o incluso más eficaz. El único inconveniente que la miel tiene es que no se recomienda en niños menores de 12 meses por el riesgo de botulismo, por lo demás la evidencia apunta a que en niños la miel es un remedio eficaz para el alivio de la tos.
  • Remedios vegetales como el tomillo, regaliz o jengibre. Aunque las plantas medicinales se han usado durante siglos, no existen evidencias científicas que prueben su eficacia para curar infecciones respiratorias y aliviar la tos. Existe una larga lista de hierbas que por tradición se asocian a mejorar estas enfermedades pero realmente no se puede decir que tengan base científica. Lo bueno es que si las tomas en infusión te aportan líquido y son agradables de tomar, y por supuesto inocuas en un uso normal.
  • La cebolla, un remedio que se ha puesto de moda entre padres y madres, quienes se lo aconsejan fervientemente unos a otros. Consiste simplemente en poner unos trozos de cebolla en la mesita de noche. Supuestamente, los vapores de la cebolla ayudarían a mejorar o eliminar la tos al ser inhalados. La realidad es que no hay nada demostrado de manera científica sobre este remedio, y las pruebas sobre su eficacia se basan únicamente en experiencias y preferencias personales. Aun así es un método inocuo, salvo por el olor a cebolla que queda en la habitación.
  • Evitar la leche y los lácteos porque empeoran las flemas y la mucosidad. Aunque está muy está muy extendida por internet, esta creencia carece de soporte científico.

 Si tienes dudas sobre una enfermedad, interpretación de análisis clínicos, medicamentos… puedes pedir consejo las 24 horas al día de los 365 días del año en:

Línea OCU Salud