Noticia

Terapia hormonal sustitutiva: polémica

29 septiembre 2010 Archivado

29 septiembre 2010 Archivado

La polémica acompaña una vez más a la Terapia Hormonal Sustitutiva (THS), un tratamiento al que a veces se recurre para combatir los síntomas y molestias de la menopausia.

La THS, terapia hormonal sustitutiva o de reemplazo, la controvertida terapia usada en la menopausia, de nuevo se ha visto envuelta en polémica. La farmacéutica Wyeth ha sido acusada de utilizar estudios falsificados para promocionar este tipo de tratamiento que actualmente sólo se indica para combatir síntomas de la menopausia algunos casos y no es de uso generalizado para toda las mujeres menopáusicas.

Una terapia siempre cuestionada

En 1942 en Estados Unidos se aprobó el primer estrógeno para los sofocos de la menopausia. A partir de entonces se inició una campaña promocional para transmitir la idea de que los estrógenos podían preservar la juventud y la salud.

En la década de 1970 se prescribieron estrógenos a millones de mujeres asintomáticas, sólo por prevención… pero en 1975 se relacionó el uso de estrógenos con un aumento importante del riesgo de cáncer de endometrio, y las ventas de estrógenos cayeron.

Más tarde se creó una combinación de estrógeno más progestágeno, esta última sustancia contrarrestaba el efecto inductor de cáncer de endometrio: a partir de ese momento la terapia empieza a denominarse terapia hormonal de reemplazo o sustitutiva (THS).

La terapia hormonal se convirtió en un medicamento muy popular en los ochenta y noventa del siglo XX. Pero unos años después varios estudios contradicen los supuestos beneficios de la terapia hormonal sustitutoria:

  • El estudio Womens Health Initiative demostró de manera concluyente que la THS no previene de enfermedades cardiovasculares, que aumenta el riesgo de cáncer de mama, y de infarto, al mismo tiempo que reduce el riesgo de fracturas.
  • Otras investigaciones posteriores revelaron que la terapia hormonal aumentaba el riesgo de demencia y el de padecer incontinencia urinaria.

Hoy en día, a pesar de que los datos científicos , todavía muchos ginecólogos son partidarios de prescibir esta terapia de modo preventivo, al considerar que los beneficios de la THS superan los riesgos en mujeres asintomáticas. Esta percepción no está basada en la evidencia, pero quizá sí influenciada por la literatura médica, la que parece ahora estar en entredicho tras las últimas revelaciones de una prestigiosa publicación.

La farmacéutica Wyeth, acusada

Según una investigación de la revista médica Plosmedicine, Wyeth ha usado estas publicaciones falsas para reducir la percepción del riesgo de cáncer de mama asociado a la THS, también para defender los beneficios cardiovasculares de la terapia hormonal (que nunca han sido demostrados), y para otros usos no aprobados como prevención de la demencia, parkinson, problemas de visión, arrugas…

Para Plosmedicine cada vez es mayor la evidencia de que se publican estudios para promocionar determinados medicamentos, por ello la comunidad médica debería tomar cartas en el asunto asegurándose de que los médicos prescriptores no estén influenciados por la industria ni participen en estas publicaciones fraudulentas.

 

Fecha: 29 de septiembre de 2010.


Imprimir Enviar por email