Noticia

Retiran un lote de la vacuna Gardasil

11 febrero 2009 Archivado

11 febrero 2009 Archivado

Tras conocerse dos casos de posibles efectos adversos, la Agencia Española de medicamentos y productos sanitarios ha retirado el lote NH52670 (fecha de caducidad 30-09-2010) de Gardasil, la vacuna contra el cáncer de cuello de útero, al tiempo que se investiga la posible relación entre estos casos y la vacuna.

La vacuna contra el virus del papiloma humano ha estado rodeada de polémica desde su aparición en 2006. Supuestamente, la presión de las compañías farmaceúticas consiguió llevar al mercado la vacuna en tiempo récord, pese que existían muchas opiniones contrarias a la vacunación, que alegaban:

  • su elevado coste en relación a la eficacia demostrada hasta el momento,
  • la baja incidencia de cáncer de cuello de útero en un país como España, con porcentajes de detección y curación elevados,
  • y que el uso de la vacuna no puede sustituir los exámenes y revisiones rutinarias, como la citología (así se reconoce en la ficha técnica de Gardasil).

En su momento también la OCU criticó la exagerada campaña publicitaria que tuvo esta vacuna, en la que se la trataba de hecho histórico, y de haber ganado la batalla contra este tipo de cáncer, cuando en realidad por tratarse de un medicamento nuevo no existen suficientes datos de efectividad a la largo plazo.

Los dos casos de posibles efectos adversos se han producido en la Comunidad Valenciana. Estos casos sucedidos en Valencia son recogidos por el sistema de farmacovigilacia actual, en el que sólo los profesionales sanitarios pueden notificar efectos adversos. Se espera una nueva Directiva Europea, que como principal novedad, contempla la posibilidad de que el paciente pueda notificar sospechas de reacciones adversas y reciba más información sobre los medicamentos. En definitiva, la nueva norma trata de dar al paciente un papel más activo.

La vacuna Gardasil es un medicamento de reciente introducción en el mercado. Desde la OCU queremos insistir en la importancia de incluir en el prospecto y envase advertencias como el triángulo amarillo, de forma que el consumidor esté informado de que este tipo de medicamentos nuevos se deben emplear con especial precaución, ya que sus efectos no son conocidos en su uso a gran escala, ni existen aun datos de seguridad a largo plazo.

Si está interesado en este tema consulte Prospectos y envases.


Imprimir Enviar por email