Noticia

¿Los polvos de talco provocan cáncer de ovario? No hay pruebas

23 agosto 2017
polvos de talco

23 agosto 2017
De nuevo un tribunal de los Estados Unidos condena a Johnson & Johnson a indemnizar a una paciente con cáncer de ovario terminal que alegaba haber usado los polvos de talco de la firma durante décadas.

Johnson & Johnson ha recibido otra nueva condena que se suma a la que ya recibió el año pasado por el mismo motivo. Ambos casos son prácticamente idénticos: paciente con cáncer de ovario que tras haber usado polvos de talco de esta marca para su higiene íntima durante décadas alega que son los responsables de la enfermedad.

En ambos casos el jurado ha fallado a favor de la demandante y Johnson & Johnson se verá obligado a pagar una indemnización millonaria a esta última paciente a no ser que el recurso interpuesto por la compañía prospere.

Sin pruebas consistentes

A pesar de la decisión del jurado, la evidencia científica sigue siendo la misma y no han aparecido nuevos estudios que demuestren de forma concluyente que existe una relación causal entre la aplicación de los polvos de talco en las zonas íntimas con el desarrollo de cáncer de ovario.

La relación entre los polvos de talco y el cáncer de ovario tiene su base en que el talco, como matería prima, puede estar contaminado o mezclado con asbesto -también conocido como amianto-, una sustancia que sí se considera cancerígena.

Uso del talco

El polvo de talco se obtiene por pulverización del propio mineral natural de talco, compuesto de magnesio y silicatos, sobre todo; y el asbesto es un mineral que se encuentra también de manera natural y que se compone de silicatos. Ambos pueden encontrarse juntos en las minas, y de ahí la posibilidad de contaminación.

Pero desde hace algunas décadas el talco de uso cosmético no puede contener trazas de asbestos, y no existen pruebas consistentes de que produzca cáncer de ovario por su aplicación en la zona genital. Es decir, no está demostrada la relación entre el talco utilizado actualmente, libre de asbestos, y el cáncer.

Un producto en desuso

En cualquier caso, el uso de talco para la higiene íntima de la mujer no es habitual. Otra cosa es lo que sucede en Estados Unidos, de donde provienen la mayoría de informaciones que relacionan polvos de talco y cáncer de ovario.

Sí se ha utilizado sobre todo para niños, para reducir la fricción, evitar rozaduras y absorber la humedad y así proteger la piel, aunque su uso tampoco está ya muy extendido, como sí ocurría hace décadas.

Las recomendaciones actuales sobre los productos del cuidado del bebé excluyen los polvos de talco. Pero no porque su uso conlleve riesgo de cáncer, sino porque sus partículas son tan pequeñas que el bebé podría inhalarlas, con el consiguiente riesgo para sus pulmones.


Imprimir Enviar por email