Noticia

Anabolizantes ocultos en suplementos deportivos

04 agosto 2011 Archivado
Píldoras

04 agosto 2011 Archivado

Detectados peligrosos anabolizantes en productos usados para aumentar la musculación. Se venden como complementos nutricionales pero esconden algo más.

Crece el culto al cuerpo y aumenta el número de gimnasios y de tiendas especializadas en nutrición deportiva. Productos que prometen hinchar tus músculos, ponerte fuerte, lucir bíceps y tableta. Lo peor que puede pasar no es que no cumplan sus promesas, sino que sean verdaderos fármacos vendidos bajo otra apariencia. Esto es lo que ha ocurrido recientemente en Madrid.

Dos suplementos con trampa

El Centro de Farmacovigilancia de la Comunidad de Madrid ha estado estudiendo un caso de fallo hepático en un joven que había consumido complementos nutricionales para culturistas. Se trata de dos productos muy populares en la red, que se venden principalmente online:

  • Nasty Mass InSLINsified (cajas de 60 cápsulas)
    Se anuncia como la mejor opción para quien quiere conseguir "una asombrosa musculatura en muy poco tiempo". Contiene prohormonas relacionadas con la testosterona.
  • Prohormonal E-Pol InSLINsified (cajas de 60 comprimidos)
    En su publicidad se resalta la absoluta ausencia de efectos secundarios. Contiene metildrostanolona, una hormona anabolizante relacionada con la testosterona. 

Ambos productos pertenecen al mismo laboratorio, Purus Labs, especializado en la venta en internet de productos de musculación y adelgazamiento. Para atraer a culturistas y aficionados al gimnasio esta marca insistía en que por poco dinero ponía a su alcance todas las ventajas de los anabolizantes ilegales y ninguno de sus inconvenientes:

"Muchos atletas pueden adentrarse en la peligrosa senda de los esteroides y anabolizantes ilegales. Pero lo inteligente es tomar el camino seguro y legal de Purus Labs".

El problema es que ni es tan seguro, ni es legal.

Vetados por sus muchos peligros

La Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) ha ordenado retirar del mercado ambos productos. Sus componentes los convierten, según la ley, en medicamentos, por lo que no pueden ser vendidos como meros suplementos. Estos productos no han sido ni evaluados ni autorizados por la AEMPS, siendo su presencia en el mercado ilegal. Sus días en las tiendas están contados.

Estos suplementos, aparentemente inocuos, cargan sobre sus espaldas con una larga lista de efectos secundarios y peligros asociados a su consumo:

  • Hepatitis, ictericia (coloración amarillenta de piel y mucosas), riesgo de cáncer de hígado y alteraciones en la glándula tiroides.
  • Ginecomastia (agrandamiento de las glándulas mamarias del hombre), trastornos en la erección masculina y riesgo de quedar estéril.
  • Depresión, comportamiento violento, inestabilidad emocional y episodios psicóticos que pueden llevar incluso al suicidio.
  • Riesgo de padecer accidentes cerebrovasculares y enfermedades cardiovasculares.
  • Acné y problemas en la coagulación sanguínea.
  • Diarrea, náuseas y vómitos.
  • Excitación e insomnio.  

Desde la OCU desaconsejamos, además, la compra por internet de medicamentos o de este tipo de sustancias que se anuncian con propiedades casi milagrosas. Una de las principales razones es que a día de hoy no hay garantías de su seguridad y son frecuentes las falsificaciones y adulteraciones.

 


Imprimir Enviar por email