Informe

Pérdidas de orina, involuntarias e inoportunas

26 febrero 2018
Pérdidas de orina

26 febrero 2018

Si sufres pérdidas involuntarias de orina, por favor no te avergüences y sobre todo no te conformes. En cuanto empieces a notar ciertos síntomas, acude a tu médico para que te informe sobre todas las posibilidades que existen para afrontar la situación. Muchas mujeres mejoran con ejercicio o cambiando algunos hábitos, sin necesidad de pastillas o cirugía.

Evítalo tú misma

¿Cómo evitarlo? La respuesta a esta pregunta te la dará un especialista. Dependiendo del tipo de incontinencia que padezcas puede que te aconseje una medida u otra. Normalmente intentará atajarlo con medidas conservadoras como las que te decimos a continuación:

  • Si padeces sobrepeso, pierde algún kilo.
  • Regula la ingesta de líquidos. Intenta controlar el agua que bebes, por ejemplo si sueles beber más de dos litros, o bebes agua justo antes de irte a dormir.
  • No consumas alcohol, bebidas con cafeína o carbonatadas. Este tipo de bebidas empeora los síntomas.
  • Técnicas de control mental y relajación. Desviarías la atención a otras cosas que no sean la necesidad urgente de orinar y podrás reeducar tus hábitos a la hora de ir al baño.
  • Bolas chinas. No sirve para todas las mujeres pero puede que tu médico te aconseje este método.
  • Realizando los ejercicios de Kegel, del periné o del suelo pélvico.

Como realizar los ejercicios de Kegel

La clave está en fortalecer la musculatura del periné o suelo pélvico. Es precisamente lo que consigues realizando este tipo de ejercicio llamado de Kegel.

Se trata de hacer series de 8 a 12 contracciones y relajaciones, manteniendo unos 8 o 10 segundos cada una. Las series se deben repetir 2 o 3 veces al día durante al menos 3 meses, aunque lo ideal es hacer estos ejercicios de por vida. 

Si eres constante podrás empezar a notar los progresos en unas 8 o 10 semanas.

Compresas y absorbentes

Las compresas no son una forma de tratamiento, tan solo una medida de apoyo mientras se busca o se recibe tratamiento adecuado. Son útiles para el día a día de las mujeres que sufren incontinencia, pero usa productos específicos y concretos para tu problema porque la orina tiene una consistencia y un olor diferente al de la sangre o el flujo vaginal.

Lo ideal es que las compresas te permitan ir seca, cómoda y sin rastro de olor. Es importante cambiarte en cuanto se moje ya que la humedad acaba dañando la piel y puede favorecer ciertas infecciones desagradables.

Llegado el caso hay pomadas a base de vaselina, óxido de zinc, dimeticona… que proporcionan un efecto barrera protector para la piel.