Informe

Ojo seco: cuando faltan las lágrimas

11 mayo 2018
ojo-seco

11 mayo 2018

El síndrome de ojo seco (SOS), también conocido como queratoconjuntivitis sicca o lagrimal, es un proceso inflamatorio no infeccioso que afecta a la película lagrimal y a la superficie del ojo. Éste provoca molestias, afecta a la agudeza visual, altera la estabilidad de la película lagrimal y produce inflamación en la superficie ocular.

Causas, síntomas y tratamiento del ojo seco

El ojo seco es una condición bastante común y se estima que puede afectar entre un 5-34 % de la población según los criterios diagnósticos utilizados, las características de la población y el área geográfica.

Causas del ojo seco

El ojo seco es un proceso multifactorial, donde pueden intervenir e, incluso, simultanearse diversos factores de riesgo:

  • Factores de la propia persona:
    • Edad: a mayor edad, hay una mayor probabilidad de sufrir de ojo seco.
    • Sexo: las mujeres tienen una mayor probabilidad de sufrir este problema.
    • Cambios hormonales relacionados con bajos niveles de andrógenos.
    • Consumir cierto tipo de medicamentos.
    • Frecuencia de parpadeo: a menor frecuencia de parpadeo, mayor riesgo de evaporación lagrimal.
    • Propia apertura del párpado: una apertura muy amplia favorece la evaporación de la película lagrimal y la aparición de ojo seco.
    • Usar lentes de contacto: las lentillas contribuyen a los síntomas de ojo seco porque reducen la sensibilidad de la córnea.
    • Deficiencias nutricionales de vitamina A: esta vitamina es necesaria para la formación de la capa mucosa de la capa lagrimal.
    • Dieta deficitaria en ácidos grasos omega 3.
    • Haberse sometido a intervención ocular refractiva como, por ejemplo, una cirugía láser.
  • Factores externos relacionados con las tareas ocupacionales que la persona lleva a cabo, o bien con el entorno que la rodea.

Síntomas del ojo seco

Las molestias más comunes que se suelen presentar son:

  • Sensación de sequedad
  • Enrojecimiento
  • Irritación
  • Picor
  • Escozor
  • Sensación de arenilla
  • Sensación de cuerpo extraño
  • Excesivo lagrimeo
  • Sensibilidad a la luz
  • Visión borrosa: es un síntoma bastante variable y se produce porque la película lagrimal es la primera capa con la que se encuentran los rayos de luz al entrar en el ojo. Si la película lagrimal se encuentra alterada, la calidad de la imagen que percibamos también se verá afectada. Por eso, si se restaura la integridad de la película lagrimal mediante tratamiento, la visión borrosa desparecerá, excepto en aquellos casos en los que la córnea se encuentre dañada y que, por tanto, la alteración visual será permanente.

Tratamiento del ojo seco

No hay una solución definitiva para el síndrome del ojo seco. Ahora bien, sí existen tratamientos para controlar y atenuar los síntomas de esta enfermedad como, por ejemplo, el uso de lágrimas artificiales.

Además del uso de lágrimas artificiales, existen otras medidas para mejorar los síntomas del ojo seco:

  • Parpadear con frecuencia, especialmente, cuando se está leyendo o usando el ordenador.
  • Dirigir la mirada hacia abajo con respecto al monitor.
  • Evitar la exposición prolongada a ambientes secos (aire acondicionado o calefacción) y considerar el uso de humidificadores.
  • Evitar la exposición al humo, a los ambientes muy contaminados y a las corrientes de aire.