Informe

Helicobacter pylori y úlcera péptica

17 enero 2018

17 enero 2018

La úlcera gastroduodenal o péptica consiste en una erosión de la mucosa que recubre el estómago o el duodeno. Si bien la acidez gástrica favorece la formación de la úlcera, la causa principal es la bacteria Helicobacter pylori. También, el uso de los antiinflamatorios no esteroideos (AINE) puede fomentar su aparición.

Tratamiento para el Helicobacter pylori

El tratamiento para eliminar el Helicobacter pylori consiste en combinar varios medicamentos:  

  • Inhibidores de la bomba de protones (IBP): son medicamentos que inhiben la secreción ácida del estómago. No combaten la bacteria, pero ayudan a aliviar el dolor y a favorecer la cicatrización de la úlcera. Algunos de estos fármacos son el omeprazol, el esomeprazol, el lansoprazol, el pantoprazol o el rabeprazol
  • Antibióticos: este tratamiento está dirigido a erradicar la bacteria. Algunos de los medicamentos más comunes para tratar el Helicobacter pylori son la amoxicilina y la claritromicina.

El tratamiento suele durar entre una y dos semanas. Es importante hacerlo bien para evitar que la bacteria se vuelva resistente a los antibióticos.

Esta terapia suele funcionar en un 80% de los casos. En el resto, el fracaso se debe a las resistencias de la bacteria a los antibióticos. En esos casos, el paciente tendrá que repetir el tratamiento, pero con antibióticos diferentes.

Si este segundo tratamiento tampoco funciona, es probable que el médico opte por recoger una muestra de mucosa mediante endoscopia con la intención de estudiar en el laboratorio qué antibióticos son los que mejor funcionan en ese paciente concreto.