Informe

Esclerosis múltiple: síntomas y tratamiento

30 mayo 2019
esclerosis-multiple

30 mayo 2019

La esclerosis múltiple es una enfermedad que afecta al sistema nervioso central (cerebro y médula espinal), la cual puede manifestarse de formas muy diferentes según la persona. En las últimas décadas, el número de afectados ha aumentado considerablemente tanto en España como en otros países.

Tratamiento y últimos avances en la esclerosis múltiple

Actualmente, existen múltiples terapias para combatir la inflamación y las recaídas. Sin embargo, todas ellas presentan una efectividad variable a la hora de ralentizar la progresión de la enfermedad y frenar la discapacidad a largo plazo.

El objetivo ideal sería contar con medicamentos capaces de promover la remielinización de las neuronas afectadas. A falta de ellos, el tratamiento se plantea en varios escenarios distintos:

Tratamiento de los brotes

Éste tiene un efecto reductor en la intensidad y la duración de los brotes. Los glucocorticoides representan la primera línea de actuación.

Tratamiento modificador de la enfermedad

Éste tiene como objetivo principal frenar la evolución de la esclerosis, reduciendo el número de brotes y sus consecuencias. Para ello, se dispone de interferón-beta y acetato de glatirámero y, en menor medida, de natalizumab y mitoxantrona. En algunos casos, los efectos adversos de estos medicamentos obligan a suspender el tratamiento o su sustitución por otro agente terapéutico.

Otros fármacos menos eficaces son los corticoides, la azatioprina o el metotrexato, entre otros.

Recientemente, se ha aprobado la comercialización de ocrelizumab. Se trata de una medicación que pretende combatir la esclerosis múltiple primaria progresiva en sus fases más tempranas.

Tratamiento de los síntomas

Con ayuda de este tratamiento, se persigue mejorar la calidad de vida del paciente. Entre otros síntomas, se suelen tratar la rigidez muscular, la fatiga, el dolor, la disfunción vesical, la ataxia y la depresión.

Rehabilitación

En los últimos años, se han probado sus beneficios tanto a nivel físico como psicológico. Su puesta en práctica precisa de un programa trasversal de educación y adaptación del paciente, así como de sus familiares y de su entorno.

En cualquier caso, hoy día existe consenso en iniciar el tratamiento cuanto antes.