Noticia

Objetivo: reducir el consumo de hipnosedantes

15 octubre 2013

15 octubre 2013

El consumo de benzodiazepinas y barbitúricos (medicamentos hipnosedantes) se ha convertido en la tercera causa de adicción en España. Se ha aprobado una Proposición No de Ley para pedir medidas que reduzcan su consumo.

Es una buena noticia que la Comisión Mixta para el estudio del Problema de las Drogas aprobara en junio esta Proposición No de Ley para pedirle al Gobierno medidas que reduzcan el consumo incontrolado de medicamentos hipnosedantes (barbitúricos y benzodiacepinas).

Cada vez se consumen más

Las alarmas han saltado tras la Encuesta Domiciliaria sobre alcohol y otras drogas. Los resultados muestran el aumento del consumo de hipnosedantes en los últimos 6 años, que se colocan en la tercera posición de las sustancias adictivas más consumidas en España, después del alcohol y el tabaco.

Según esta encuesta, se observa un claro descenso del consumo de tabaco, alcohol, cannabis y cocaína en España, pero hay un aumento del consumo de medicamentos hipnosedantes, fármacos utilizados para tratar alteraciones del sueño o trastornos de ansiedad. Los resultados indican que los consumen más mujeres (15,3 %) que hombres (7,6%) y según grupos de edad quienes más consumen tienen entre 35 y 64 años (14,5 %)

Esta situación ya había sido detectada en los estudios de OCU. En Más psicoterapia y menos pastillas se mostraba que para el tratamiento de la ansiedad y la depresión menor la primera línea de tratamiento debía ser la psicoterapia y no los fármacos, que era lo que más se prescribía en las consultas de atención primaria e incluso en las consultas de atención especializada.

Tomar sustancias hipnosedantes cuando no son el tratamiento de elección, tomarlas sin control médico o durante más tiempo del recomendado puede ser peligroso para la salud, generar somnolencia, disfunción sexual e incluso desarrollar tolerancia y dependencia a sus efectos.

Terapia mejor que fármacos

Desde OCU abogamos por dar prioridad a los tratamientos de psicoterapia para la ansiedad y la depresión, pues han demostrado una buena relación coste-efectividad, según se recoge en las Recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Además, se debe avanzar en la limitación del uso de los hipnosedantes, sobre todo cuando se hace sin control médico. 


Imprimir Enviar por email