Noticia

El avance en la lucha antitabaco es menor de lo esperado

23 octubre 2013

23 octubre 2013

La votación en el Parlamento Europeo de la Nueva Directiva del Tabaco modifica a la baja las propuestas de la Comisión Europea.

La Comisión de Medio Ambiente, Salud Pública y Seguridad Alimentaria del Parlamento Europeo había decidido, por amplia mayoría, endurecer la directiva sobre tabaco para hacerlo menos atractivo a los jóvenes.

La  votación del Parlamento Europeo prevista para septiembre se pospuso a octubre. Y de las propuestas iniciales de la Comisión como, advertencias más grandes sobre los efectos del tabaco en las cajetillas hasta cubrir el 75 % de cada cara, la prohibición de aditivos y aromas (chocolate, mentol, cafeína, taurina, vitaminas...), la prohibición de cigarrillos finos de menos de 7,5 milímetros y de cajetillas de menos de 20 cigarrillos y la regulación de la venta de cigarrillos electrónicos, se ha pasado finalmente a:

  •  Prohibición de la venta de los paquetes de menos de veinte cigarrillos.  
  •  Prohibición paulatina de los sabores en los cigarrillos.
  • No se prohíben los cigarrillos finos.
  • No se considera como medicamento al cigarrillo electrónico, producto que se regulará más adelante.
  • Se opta por cubrir el 65 % de las caras de las cajetillas con texto de advertencia en vez del 75 % inicialmente propuesto con imágenes de advertencia. 

 

La presión de la industria tabaquera logra sus frutos

Los eurodiputados habían denunciado las presiones de más de 100 grupos que intentaban poner trabas a cualquier modificación sobre la legislación europea antitabaco. Parece que esta presión ha logrado suavizar algunos aspectos de la propuesta y postergar medidas como la prohibición de cigarrillos mentolados hasta 2021. Sin embargo no ha logrado impedir que haya un mandato claro de continuar con las negociaciones.

El lobby de las tabaqueras ha venido insistiendo en la pérdida de puestos de trabajo que las medidas restrictivas implican, olvidando las más de 700.000 personas que mueren al año en Europa a causa del humo de tabaco y el alto coste social de enfermedades, hospitalizaciones y la mala calidad de vida que son consecuencia directa del tabaquismo.

 

Un aviso contundente: el tabaco mata

Las negociaciones continuarán ahora entre el Parlamento Europeo y los Estados miembros para consensuar el texto definitivo. Aunque no se ha llegado a garantizar el nivel más alto de protección de la salud, algo se ha avanzado y esperamos que se adopte la nueva Directiva dentro del plazo parlamentario actual que finaliza en abril de 2014, sin que se debilite aún más.

El tabaco sigue siendo la primera causa de muerte evitable en la Unión Europea, constituyendo una pesada carga para los gobiernos y la sociedad, que pagan por los costes indirectos: días de trabajo perdidos, atención hospitalaria y ambulatoria, seguros sanitarios más caros...

El objetivo de Europa es alejar a los jóvenes del tabaco: aunque cada vez se fuma menos, la Organización Mundial de la Salud ha observado que en algunos países ha subido el número de menores fumadores.

Fumar es arriesgado y las advertencias claras y visibles en las cajetillas son fundamentales para concienciar a los consumidores.

La OCU espera que el texto definitivo coloque en primer lugar los intereses de salud de los consumidores y se apruebe finalmente la Directiva durante esta legislatura.  


Imprimir Enviar por email