Noticia

Los españoles confiamos en la sanidad pública

11 agosto 2015

11 agosto 2015

El último barómetro del CIS refleja que la sanidad pública española convence a sus usuarios, aunque la mayoría también piensa que tiene un amplio margen de mejora y quienes la utilizan deberían recibir más información.

A los españoles nos sigue convenciendo la sanidad pública. O al menos es lo que se desprende de los datos del último Barómetro Sanitario del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), correspondiente a 2014. Para la mayoría de los ciudadanos la sanidad es una de las áreas de mayor importancia, únicamente superado por las cuestiones laborales.

El 45% de los sondeados considera que el sistema sanitario funciona bien aunque necesita algunos cambios, y la satisfacción con el funcionamiento del sistema sanitario público recibe una puntuación media de 6,31.

Al elegir un servicio sanitario público sobre uno privado, los ciudadanos valoran mejor la tecnología y los medios disponibles, la capacitación del pesonal médico, la información que reciben sobre sus problemas de salud y el trato personal. Así, prefieren un centro privado a uno público en función de la rapidez con que le atienden y el confort de las instalaciones.

Valoración de los hospitales

Solo un 8,7% de ciudadanos que participaron en este sondeo habían estado ingresados en un hospital, al margen de si eran de titularidad pública o privada. De los pacientes que permanecieron ingresados en hospitales públicos, únicamente el 56,4% pudo participar en decisiones sobre su problema de salud y tratamiento.

Por otra parte, al 72,4% de los encuestados le asignaron un profesional al que acudir para cualquier cuestión relacionada con su dolencia, y un 84,3% estima que la atención recibida en el hospital público fue buena o muy buena.

En cuanto a la valoración de la asistencia en hospitales públicos, en una escala de 1 a 10, los ciudadanos destacan el equipamiento y los medios tecnológicos con un 7,84 de media, los cuidados y atención del personal de enfermería con un 7,5, y los cuidados y atención por parte del personal médico con un 7,45.

Le sigue la información recibida sobre la evolución de su problema de salud con un 7,34 y los consejos del médico sobre alimentación, ejercicio, tabaco, alcohol y otros aspectos, con un 7,25. Pero el tiempo de demora para un ingreso no urgente no llega al aprobado; se valora con un 4,71.

Poca información

La información que facilitan los servicios sanitarios públicos es otro de los aspectos que deja que desear. En una escala del 1 -no se facilita ninguna información- al 10 -facilita mucha información-, la media no alcanza el aprobado, salvo en la información que se emite a través de campañas sobre los principales problemas de salud (5,15).

No convence tampoco la información relativa a los servicios sanitarios que se prestan (4,95), la referente a los derechos y las vías de reclamación (4,02), la información sobre las medidas y leyes sanitarias que se aprueban (4,12) y los datos que se facilitan sobre los costes y el buen uso de los servicios sanitarios, que sólo obtienen de media un 4,31.

Parece claro que los ciudadanos coinciden con OCU al afirmar que hace falta mucha más información. Por ello, OCU mantiene una campaña en pos de mayor información hospitalaria, a la que puedes sumarte, que demanda, además de más información, que los datos que se ofrecen a los pacientes sobre el desempeño en los hospitales sean más claros.


Imprimir Enviar por email