Noticia

Vigila tus lunares y detecta a tiempo el melanoma

07 junio 2013 Archivado
Mujer con lunares en la cara

07 junio 2013 Archivado

La mayoría de las manchas en la piel son inofensivas. Sin embargo, es muy importante estar alerta: la detección a tiempo puede ser clave en la curación, por ejemplo, de un tipo de cáncer de piel llamado melanoma.

La piel es un órgano que reviste todo nuestro cuerpo y en el que hay muchas lesiones. La mayoría son benignas, pero no siempre es así. Averigua si quieres tu riesgo de melanoma, según tu tipo de piel o tus hábitos de exposición al sol, con la aplicación de OCU: 

Test: Cuidado con el melanoma

 

Examina tu piel despacio

Si tienes lunares, examina la piel de todo tu cuerpo periódicamente. Además, con la autoexploración te familiarizarás con el aspecto de tu piel y con el patrón de tus lunares y otros tipos de marcas. Si alguien te puede ayudar, será más fácil.

  • Necesitarás un lugar con buena iluminación y uno o dos espejos. Lo mejor, combinar un espejo grande de pared y uno de mano. Tienes que estar desnudo para poder observar toda tu piel.
  • Es esencial que seas meticuloso y sigas un orden:
    • Por ejemplo, empieza por el tronco. Avanza de la parte frontal a la posterior de su cuerpo; después del lado derecho al izquierdo. No te olvides de la espalda y los glúteos.
    • Luego, mírate los hombros, los brazos, los codos, los antebrazos, las manos, sin olvidar las palmas y el espacio entre los dedos. Eleva los brazos para mirar por la cara interna.
    • Procede de forma similar con las extremidades inferiores: el lado anterior, posterior, la cara interna y externa de la pierna; el empeine, talón y tobillos, los espacios entre los dedos de los pies y la planta.
    • Examina despacio la cara y orejas. Utiliza el espejo de mano para observar la parte posterior del cuello y el cuero cabelludo.
    • Explora también las zonas de tu piel cubiertas por vello y mucosas.

Cuándo debes acudir al médico

Hay cinco útiles signos para identificar un posible melanoma: es la llamada regla del ABCDE. Acude al médico ante la aparición de cualquiera de ellos.

  • A - Asimetría en los bordes de la lesión. Al dividir la lesión en dos por una línea imaginaria, cada mitad es diferente en forma y tamaño a la otra. Los melanomas pueden, además, ser planos o elevados.
  • B - Borde irregular. Los bordes de un melanoma son mellados, festoneados, borrosos o poco definidos.
  • C - Cambios de color en su superficie. Se vuelve desigual, muestra más de un color, o hay diferentes tonalidades y colores: marrón, negro, rojizo...
  • D - Diámetro. Un diámetro mayor de 6 mm debe despertar sospecha.
  • E - Elevación de la superficie de un lunar que antes era plano.

Además de los mencionados, son señales de alarma y motivo de consulta obligatoria:

  • Un lunar que cambia de tamaño, color, forma o textura.
  • Si un lunar sangra, se ulcera, inflama, pica o duele.
  • Si aparece un halo rojizo en torno al lunar, o muestra descamación, costra o endurecimiento.
  • La aparición de otras manchas o nódulos contiguos a ese lunar.
  • La aparición de un nuevo lunar de aspecto diferente a los demás.
  • Si hay ganglios de tamaño aumentado en la zona del lunar.

Ten en cuenta que una de cada 10 personas tiene lunares atípicos, de grandes dimensiones o con bordes irregulares, cuyo riesgo de que puedan malignizarse es mayor. Sin embargo, más de la mitad de los melanomas surgen en pieles saludables, sin lesiones preexistentes. De ahí la recomendación de consultar al médico si aparece una nueva lesión sospechosa. 

¡Y protege tu piel del sol!

Para prevenir, además de no perder de vista los lunares, es muy importante no abusar del sol. Por eso, si quieres proteger tu piel:

  • Evita las exposiciones en las horas centrales del día (de 12 a 16 horas).
  • Ponte sombrero, ropa y gafas de sol.
  • Utiliza cremas de protección solar siempre. Como mínimo, ponte una crema de protección media o con un factor de protección 15, y mejor si es superior.
  • Cuidado con los niños pequeños, cuya piel es aún más sensible.

 


Imprimir Enviar por email