Noticia

¿Por qué seguimos quemándonos al sol?

Nos protegemos más en la playa y sólo a los niños

El sol no solo nos quema en la playa, es más, en la montaña las radiaciones aumentan notablemente por la altura, por lo que hay que tenerlo en cuenta y aplicar las medidas necesarias de protección con cremas, sombreros y ropa adecuada. Sin embargo, el uso de crema solar está más generalizado en la playa, que en otros ámbitos donde el sol puede ser igualmente dañino, o incluso más.

Niños bien protegidos hasta los diez años

Los estudios y encuestas de comportamiento ante la exposición al sol, indican que con los niños somos más conscientes del riesgo de quemaduras solares. Y en un alto porcentaje se siguen las recomendaciones, eso sí parece ser que, a partir de los diez años y a medida que se van haciendo mayores se relajan estas precauciones. Por ejemplo, dejamos de cubrirles con gorros o mangas largas, o también espaciamos más las horas que pasan entre aplicación y aplicación de la crema de protección solar.