Noticia

¿Por qué seguimos quemándonos al sol?

04 agosto 2016
Riesgos de quemarse al sol

La radiación solar es dañina y debemos echarnos crema. Estos dos conceptos los tenemos claros, pero aun así muchos volvemos de la playa con la piel roja o quemada. Te contamos algunas razones para entender este comportamiento que tiene que ver con la percepción que tenemos del riesgo.

Crema solar: la cantidad importa

Otro factor que no tenemos en cuenta a la hora de protegernos del sol es la cantidad apropiada de crema a utilizar. Esto es casi más importante que la categoría de protección, por eso la recomendación es aplicarse un protector como mínimo de categoría media (SPF de 15 a 30) y repetir la aplicación cada dos horas, después del agua o de haber sudado. En el caso de los niños se aconseja protección alta o muy alta.

La cantidad aproximada que hay que echarse cada vez es de 35 gramos, el equivalente a cinco o seis cucharaditas de café para toda la superficie expuesta. Tener en cuenta que los factores de protección SPF están medidos aplicando una capa de crema generosa, y si nos echamos menos, se reducirá la protección.

Además, debemos asegurarnos de que nuestra crema protege frente a las radiaciones solares, ultravioleta B y A. La UVB es la que causa el eritema o enrojecimiento de la piel, y la UVA es responsable del envejecimiento de la piel. Ambas radiaciones dañan la piel y son causantes de cáncer.