Informe

Sol y salud: la protección es clave

02 julio 2012
sol

02 julio 2012

Tomar el sol es saludable… siempre que se haga debidamente protegidos. Y esto es válido para todos, independientemente del tipo de piel: todos debemos protegernos de los rayos solares, que pueden provocar graves daños en la piel, especialmente en los meses veraniegos.

Los rayos UVA también son peligrosos

El sol no dura todo el año, y con la idea obsesión por mantener el mayor tiempo posible el favorecedor tono moreno de la piel mucha gente no duda en recurrir a medios artificiales para broncearse.

Los centros de rayos UVA (en salones de belleza, gimnasios, etc.) proporcionan un bronceado artificial a partir de una fuente artificial de rayos UVA o, en menor medida, UVB, pero recurrir a ellos resulta tan nocivo para la piel como la exposición directa al sol, o aún más.

La exposición sistemática a las lámparas bronceadoras tiene consecuencias claras, como el envejecimiento prematuro de la piel, daño ocular y del sistema inmunológico. Además, la última revisión de la Organización Mundial de la Salud asegura que la radiación UVA también produce cáncer de piel.

Por tanto, el sol en exceso no es el único que puede tener efectos nocivos para nuestra piel: el bronceado artificial puede producir los mismos efectos y las mismas lesiones que el sol.

Es imprescindible que el usuario tenga a su disposición una información clara y completa sobre los riesgos que entraña la exposición a la radiación UVA para la salud antes de decidir si recurre, o no, al bronceado artificial.