Noticia

Cómo convertirte en donante de órganos

04 junio 2019
Donante de órganos

04 junio 2019

Nuestro modelo lleva casi tres décadas y podemos decir que funciona bastante bien. Hay dos reglas que valen más que el dinero: altruismo y equidad. Si quieres hacerte donante de órganos, te contamos los pasos a seguir.

Donar órganos es dar la vida a otros, a los que sufren insuficiencias cardíacas o renales, cirrosis, leucemias, cegueras... Con una lista nacional que respeta principios de igualdad y equidad, podemos decir que el modelo español funciona bien y bastante mejor que los de países vecinos o más ricos. 

No se puede cantar victoria, pero sí felicitarnos. En el año 2018, por ejemplo:

  • Las donaciones llegaron a 2.241, alcanzándose un máximo histórico de 5.321 trasplantes de órganos sólidos.
  • La tasa de trasplantes en España se sitúa en 114 por millón de habitantes, lo que consolida a nuestro país como líder mundial.
  • Las negativas familiares se situaron en un 14,8%, el segundo menor porcentaje de la serie histórica, solo por encima del 12,9% alcanzado en 2017.

No puede ser cuestión de dinero

La donación de órganos no debe convertirse en comercio de órganos. Hay quien pagaría lo que fuera, pero para impedir la exclusión de los que menos tienen en España hay 2 reglas que valen más que el dinero:

  • Altruismo: no se puede ni dar ni recibir compensación de ningún tipo por un trasplante. 
  • Equidad: todas las personas que necesiten un trasplante deben tener las mismas oportunidades para conseguirlo (con la lógica prioridad según la urgencia y con trato especial para los niños).   

El modelo español lleva casi trés décadas y es, por tanto, un modelo de éxito basado en varios pilares:

  • Los trasplantes están cubiertos por la Sanidad pública.
  • Los trasplantes están organizados por la Organización Nacional de Trasplantes (ONT), que designa a un profesional en cada hospital para detectar posibles donantes. 
  • Cualquier fallecido es un donante potencial: a menos que haya indicado explícitamente que no quiere donar todos o alguno de sus órganos. 

Cómo donar tus órganos

Si dices que eres altruista, ha llegado el momento de empezar a demostrarlo

La Ley española establece que cuando mueras podrás ser un donante, a menos que hayas indicado de manera explícita que no quieres. Es decir, que aunque no lo hagas podrás convertirte en donante. Pero es mejor facilitar las cosas:

  • 1. Solicita el carné de donante y llévalo encima junto al resto de tu documentación.
  • 2. Redacta tu testamento vital y regístralo en tu Consejería de Sanidad: en él debes explicar los tratamientos que deseas o no deseas recibir y lo que quieres que se haga con tus órganos.  
  • 3. Sobre todo, habla con tus familiares más cercanos: por mucho que hayas dejado constancia documental, en la práctica y llegado el momento los médicos siempre les van a pedir consentimiento, por lo que es muy importante que ellos sepan cuál es tu voluntad.

El cauce habitual es que el donante sea una persona fallecida. Pero si hay mucha urgencia o no se encuentran órganos compatibles, existe la opción de buscar donantes vivos. Especial interés tiene, en este sentido, la donación de médula ósea, que puede salvar la vida a personas que padecen leucemia (u otras enfermedades de la sangre) y que no tienen un donante familiar compatible.