Informe

Riesgo Cardiovascular

29 septiembre 2017
riesgo-cardiovascular

29 septiembre 2017

En España, como en la mayoría de los países occidentales, las enfermedades cardiovasculares son la primera causa de muerte por enfermedad. No fumar, llevar una vida activa, comer sano y mantenerse en el peso adecuado son la mejor garantía para prevenirlas.

Pruebas diagnósticas

Para completar la valoración de una persona de la que se sospecha sufre una dolencia cardiovascular, el médico puede solicitar que se realicen algunas pruebas diagnósticas complementarias.

  • Electrocardiograma. Esta prueba consiste en realizar un registro de la actividad eléctrica del corazón en reposo, para así detectar alteraciones a nivel del ritmo cardiaco (arritmias) o posibles daños en el músculo cardiaco. 
  • Prueba de esfuerzo. Pretende evaluar el comportamiento del corazón cuando el paciente hace ejercicio, sobre una cinta andadora o en bicicleta estática. Monitorizar el corazón mientras se realiza un esfuerzo permite comprobar si el corazón consigue aumentar el oxígeno necesario para el esfuerzo que se le exige. Esta prueba permite detectar dolencias coronarias, así como establecer la tolerancia del paciente al esfuerzo (por ejemplo, después de un infarto o una operación quirúrgica).
  • Ecocardiograma. A través de una ecografía cardiaca se puede evaluar el funcionamiento y las dimensiones de las válvulas, las paredes y las cavidades del músculo cardiaco, lo que permite detectar posibles anomalías.
  • Gammagrafía cardiaca. Es una técnica de medicina nuclear que se hace en reposo o mientras se realiza en esfuerzo, y con ayuda de un contraste radiactivo permite ver si todas las áreas del músculo pueden recibir sangre en una cantidad suficiente. Las áreas con deficiente absorción reflejan una vascularización deficiente. Se suele recurrir a esta prueba cuando no es posible hacer una prueba de esfuerzo o si esta no da unos resultados concluyentes.
  • Coronariografía. Se hace una serie de radiografías, previa inyección directa de un contraste en una arteria a través de un catéter. Permite localizar estrechamientos, oclusiones u otros problemas similares en la arteria.
  • Holter. En esta prueba se hace el registro de la actividad eléctrica del corazón durante 24 horas. En ese periodo, el paciente debe realizar su actividad habitual, para verificar si se produce alguna alteración que en un electrocardiograma aislado no es visible (episodios aislados pero recurrentes de una arritmia, por ejemplo).
  • MAPA (medición ambulatoria de la presión arterial). Es una prueba que registra la tensión arterial de un paciente durante 24 horas, mientras éste realiza la actividad normal a lo largo del día.