Informe

Riesgo Cardiovascular

29 septiembre 2017
riesgo-cardiovascular

29 septiembre 2017

En España, como en la mayoría de los países occidentales, las enfermedades cardiovasculares son la primera causa de muerte por enfermedad. No fumar, llevar una vida activa, comer sano y mantenerse en el peso adecuado son la mejor garantía para prevenirlas.

La arteriosclerosis, culpable

Buena parte de las dolencias cardiovasculares son en realidad consecuencia de un proceso progresivo de pérdida de elasticidad y estrechamiento de las arterias, la llamada arteriosclerosis, que se produce como consecuencia de la acumulación de grasa en las paredes arteriales (las llamadas "placas de ateroma"). 

  • Estas placas provocan una reducción del diámetro en la zona de arteria donde se sitúan, esto hace que la sangre circule con más dificultad.
  • Las placas también pueden sufrir un proceso de ulceración y dar lugar a que se formen trombos, es decir, coágulos de sangre. Esos trombos pueden obstruir por completo la zona de la arteria donde se forman, produciendo una trombosis. El trombo también puede desprenderse y entrar en la circulación sanguínea. Dependiendo de sus dimensiones podrían provocar la obstrucción de una arteria y una embolia en el organismo.

La arteriosclerosis como tal no produce manifestación alguna hasta que ocasiona la disminución o la interrupción del aporte de sangre a algún tejido. Es entonces cuando se producen, por ejemplo, la angina de pecho, el infarto de miocardio o el accidente vascular cerebral. Un dolor súbito intenso en las piernas, no justificado (que no haya sido causado por un golpe) puede ser también el resultado de una afectación arterial, que si no se trata adecuadamente puede conducir a la gangrena.

Unos hábitos más saludables, con la dieta alimentaria adecuada, son el tratamiento básico para prevenir y paliar la arteriosclerosis. En cada caso, y siempre en función de la existencia de otros factores asociados, puede ser necesario seguir un tratamiento farmacológico, con medicamentos especiales para reducir el colesterol y, a veces otros fármacos, antiagregantes, anticoagulantes, antihipertensivos, etc.