Noticia

Menopausia: qué es y cómo afrontarla

27 septiembre 2017
menopausia-que-es-y-como-afrontarla

27 septiembre 2017

El término menopausia se usa para definir un momento en la vida de una mujer caracterizado por grandes cambios hormonales, que tienen repercusiones físicas y psicológicas. Sepa en qué consisten esos cambios y cómo se puede afrontar la menopausia con bienestar y salud.

La menopausia, en sentido estricto, es el momento en que se cumplen 12 meses desde la última menstruación.

Este momento se produce aproximadamente hacia los 50 años de edad, aunque hay varía mucho de unas mujeres a otras. En el lenguaje común, sin embargo, es frecuente utilizar también el término menopausia para referirse a los años que preceden a este momento (la premenopausia o climaterio), un periodo que se caracteriza por importantes cambios hormonales: en el ovario, el número de folículos se acerca al mínimo crítico y la producción de estrógenos y progesterona disminuye progresivamente, lo que influye sobre las menstruaciones, que se vuelven más irregulares. Cuando esta disminución de hormonas ováricas sobrepasa cierto umbral, las menstruaciones cesan.

Estos cambios explican muchas de las molestias físicas y emocionales que la mujer experimenta durante estos años, que suelen además coincidir con otros cambios vitales.

Las molestias típicas de la menopausia

Las molestias típicas de la menopausia

Hay varias molestias asociadas a la menopausia, tanto fisicas, como psicológicas o emocionales.

  • Los sofocos son la molestia más frecuente,  presente en dos de cada tres mujeres. Son episodios súbitos en los que la mujer se siente de pronto invadida por una sensación de calor, acompañada normalmente de enrojecimiento facial, y a veces palpitaciones y sudoración. Aunque no necesariamente, pueden existir precipitantes, como una temperatura ambiente alta, situaciones de estrés, comidas y bebidas muy calientes o especiadas, el alcohol o el café. Al contrario de lo que mucha gente piensa, las mujeres con sobrepeso suelen tener menos sofocos que las delgadas.
  • Sudores nocturnos
  • Aumento de la frecuencia de orina
  • Mareos intermitentes
  • Dolores articulares y musculares
  • Palpitaciones
  • Insomnio
  • Sequedad vaginal
  • Disminución de la libido o deseo sexual
  • Mayor irritabilidad
  • Dificultades para concentrarse
  • Ansiedad
  • Estados depresivos

Menopausia: consecuencias para la salud

Menopausia: consecuencias para la salud

Además de los síntomas específicos asociados a la menopausia, la disminución del nivel de estrógenos (y, por consiguiente, la pérdida del efecto “protector” de estas hormonas) afecta a largo plazo a la salud de las mujeres. Entre las consecuencias destacan especialmente el aumento del riesgo cardiovascular y de la incidencia de osteoporosis.

  • El riesgo de presentar problemas cardiovasculares, como arteriosclerosis periférica, enfermedad coronaria o infarto de miocardio, es menor en las mujeres antes de la menopausia. A partir de ésta, el riego aumenta hasta igualar al de los hombres alrededor de los 70 años de edad.
  • La osteoporosis, la disminución de la densidad del tejido óseo, se acelera a partir de la menopausia. Los huesos se vuelven más frágiles y aumenta el riesgo de fracturas, que se producen principalmente en la columna vertebral (en forma de aplastamiento de las vértebras, lo que se manifiesta como dolor de espalda y, a largo plazo, en una reducción de la estatura y una postura cada vez más encorvada) o en elcuello del fémur (la conocida fractura de cadera). La pérdida de masa ósea no se hace evidente en las radiografías normales hasta que se ha perdido aproximadamente un 30%. Para medir la masa ósea debe recurrirse a un estudio radiológico especial, la “densitometría ósea”, que valore de forma más precisa la presencia o no de osteoporosis y su grado.

La Terapia hormonal sustitutiva

La Terapia hormonal sustitutiva

La Terapia Hormonal Sustitutiva (TSH) consiste en la administración de estrógenos (solos o combinados con progesterona), bien en forma de parches cutáneos o por vía oral. Muy popular durante algunos años, su uso está restringido a día de hoy al tratamiento a corto plazo de los síntomas asociados a la menopausia que deterioran la calidad de vida de la mujer y siembre bajo control médico.

Su uso a largo plazo con finalidad preventiva (de la osteoporosis, por ejemplo) ha demostrado que aumenta el riesgo de presentar importantes problemas de salud.

¿Soja contra la menopausia?

¿Soja contra la menopausia?

Los productos a base de soja están entre los más usados para combatir algunas de las molestias asociadas a la menopausia.

Las isoflavonas de soja tienen una estructura muy parecida a los estrógenos, por lo que pueden ser reconocidos por sus receptores y unirse a ellos. Los estrógenos actúan además regulando el mecanismo del colesterol. Por todo ello el consumo de soja podría tener una acción preventiva tanto sobre el riesgo cardiovascular como sobre los trastornos asociados a la menopausia... Pero lo cierto es que hay pocas evidencias científicas sobre su eficacia.

Un reciente estudio de la Universidad de Miami ha analizado la eficacia de las isoflavonas de soja, sin encontrar evidencias de que la ingesta de estos productos contribuyera a prevenir la pérdida de material óseo, o a mejorar síntomas como el insomnio, la pérdida de libido o los sofocos nocturnos. Por el contrario, las mujeres que recibieron soja en vez de placebo, notificaron más sofocos que el resto.

Por otro lado, el panel científico de la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria que ha evaluado diversas alegaciones que contienen los productos con isoflavonas de soja contrastándolas con los estudios presentados, concluye que no queda demostrada su eficacia en la prevención del riesgo cardiovascular, ni en la mejora de los niveles de colesterol o la tonicidad de la piel, entre otras. La OCU recomienda que sea prudente, cuide su bolsillo y no gaste el dinero en productos que no han demostrado su eficacia.

¿Soja contra la menopausia?

Manténgase en forma

La menopausia es un proceso natural, y como tal debe afrontarse. Hay medidas sencillas que ayudan a reducir algunas de las molestias asociadas a la menopausia y prevenir los posibles problemas de salud.

  • Mantener una actividad física regular, como hacer jogging o caminar regularmente. El ejercicio suave, regular y mantenido refuerza los huesos y músculos y reduce el riesgo de sufrir problemas vasculares.
  • Evitar los factores que pueden precipitar los sofocos, como los platos muy calientes o especiados, las bebidas calientes, el alcohol y el café.
  • Dormir lo suficiente.
  • Intentar mantener el estrés a raya.
  • El uso de lubricantes o hidratantes proporciona alivio a las molestias ligeras derivadas de la sequedad vaginal. Si es necesario, el médico o el ginecólogo pueden prescribirle tratamientos tópicos.
  • Para prevenir o retrasar la osteoporosis hay que adoptar una alimentación rica en calcio. El calcio se obtiene básicamente de la leche y sus derivados (hay que tomar al menos tres raciones diarias). Otras fuentes de calcio a tener en cuenta son las hortalizas de hoja verde (coles, espinacas, acelgas), el brécol, las sardinas en conserva y los frutos secos. Su hay una ingesta de lácteos suficiente, no es preciso recurrir a productos enriquecidos.
  • Procure pasear al aire libre un mínimo de 15 minutos diarios, para asegurar una adecuada síntesis de vitamina D. Lácteos, pescados azules o hígado son fuente de esta vitamina.


Imprimir Enviar por email