Noticia

Alcohol: demasiados bebedores de riesgo

26 octubre 2010

26 octubre 2010

Una encuesta realizada por la OCU sobre el consumo de alcohol en España revela que en nuestro país la mayor parte de la población bebe alcohol, y sólo 1 de cada 10 españoles se declara abstemio. Y hay un porcentaje nada desdeñable de la población española, el 13,5%, que son bebedores de riesgo.

La encuesta de la OCU, cuyos resultados íntegros aparecerán en el próximo número de la revista OCU-Salud, pone de manifiesto que en España se consume alcohol. Y un 13,5% de la población bebe en una cantidad tal que entraría en el grupo de bebedores de riesgo.

¿Qué es un bebedor de riesgo?

Se considera que un consumidor de riesgo es aquél que bebe más de 2 (si es mujer) o 3 (entre los hombres) unidades de bebida estándar (UBE). Y se considera que una UBE es un chupito de licor (25 ml), una copa de vino o cava (100 ml) o una cerveza (250 ml).

Hasta dos o tres consumiciones (según el sexo) se consideraría un consumo de riesgo bajo.

¿Hay una cantidad "segura"?

Lo realmente seguro es no consumir alcohol, pues no hay una cantidad de alcohol de la que se pueda afirmar que produce beneficios a toda la población: en concreto hay personas que bajo ningún concepto pueden probar el alcohol.

Es cierto que bastantes estudios han comprobado que un consumo moderado de vino junto con las comidas (nunca más de dos vasitos), puede tener efectos positivos en algunos casos, pues pueden contribuir a disminuir el riesgo cardiovascular… pero junto a ellos hay comprobados efectos adversos.

Siempre hay que tener en cuenta que:

  • Hay personas que empiezan a sentir los efectos negativos desde la primera copa.
  • Cualquier cantidad puede ser un riesgo cuando el alcohol se combina con el tabaco, con otras drogas o con ciertos medicamentos.
  • Hay grupos de población especialmente vulnerables, como los jóvenes, que no deberían beber nada de alcohol.
  • Por otro lado, el alcohol, como cualquier otra droga, es una sustancia capaz de generar adicción. Y mucha gente no es capaz de percatarse de que su afición por beber es producto de esa adicción o dependencia.

Por todo ello, la Organización Mundial de la Salud recomienda que, de alcohol, cuanto menos, mejor.


Imprimir Enviar por email