Informe

Menopausia, ¿cuál es el tratamiento más eficaz?

10 octubre 2017
Menopausia tratamientos

10 octubre 2017

Los sofocos y sudoración nocturna son los dos síntomas vasomotores más característicos y frecuentes (aparecen en el 80% de las mujeres) durante la menopausia. Pero, ¿en qué consisten estos síntomas? ¿cuándo desaparecen?  ¿cuál es la mejor forma de combatirlos? Te contamos la eficacia, efectos adversos y contraindicaciones de cada uno de los tratamientos.

Sofocos y sudoración nocturna, ¿por qué?

Los sofocos consisten en una repentina sensación de calor en la cara, cuello y pecho de intensidad y duración variables. Pueden ir acompañados de sudoración, palpitaciones, ansiedad e irritabilidad y aunque tienen una duración media de unos pocos minutos en algunos casos pueden llegar a durar hasta 10 minutos. Los sofocos pueden aparecer tanto de día como de noche, pero la aparición de sofocos durante la noche puede resultar aún más problemática ya que a la incomodidad que producen hay que sumar también el insomnio que causan y el pobre descanso que originan.  

Todos los síntomas que aparecen durante la menopausia se deben a la disminución de los niveles de estrógeno y progesterona que acompañan a la desaparición de la reserva ovárica folicular. Se cree que esta caída hormonal es la responsable de que el centro termorregulador localizado en el hipotálamo se desregule dando origen a estos síntomas vasomotores.

En más del 50% de las mujeres persisten durante 7 o más años

Lamentablemente, estos síntomas vasomotores no desaparecen de forma temprana, más bien al contrario. En más del 50% de las mujeres estos síntomas llegan a persistir durante 7 o más años. Por otro lado, afortunadamente, para la mayoría de las mujeres los síntomas se manifiestan de forma leve y no llegan a necesitar de tratamiento, no obstante, para el 25% restante de mujeres los síntomas pueden llegar a ser intolerables.

Imprimir Enviar por email