Informe

Biocidas

01 enero 2011
Biocidas

01 enero 2011

Si cada vez que ve un mosquito o una hormiga siente la tentación de rociar toda su casa con insecticida, piense que está propinando a su familia una ración, probablemente innecesaria, de productos químicos que pueden tener efectos tóxicos perjudiciales sobre la salud y el medio ambiente.

Consecuencias insidiosas

Numerosos estudios demuestran que el asma, las alergias e, incluso, ciertos tumores y alteraciones reproductivas tienen relación con la exposición continuada a algunos productos químicos, aunque no siempre es fácil establecer el vínculo entre una sustancia y sus efectos sobre la salud. Una exposición pequeña pero repetida o continuada en el tiempo puede desembocar en toxicidad a largo plazo y la interacción entre distintas sustancias potencia sus efectos.

Por tanto, siempre que sea posible, recurra a otras soluciones para acabar con las plagas domésticas. Evite el uso de productos químicos como medida preventiva. En caso de necesidad, es mejor un producto específico para la plaga que le afecte que uno de doble o triple acción: cuantos menos principios activos, mejor.