Informe

Ambientadores, no te cargues el ambiente

26 septiembre 2013
ambientadores

26 septiembre 2013

Un ambiente adecuado puede decir mucho de ti y dotar a tu casa de una personalidad propia. Pero, cuidado, algunos ambientadores empeoran notablemente la calidad del aire hasta hacerlo tan tóxico como el ambiente de una sala de fumadores muy cargada.

Mejor velas que aceites o incienso

Nuestro análisis sólo ha atendido a las emisiones de las velas, los aceites y los inciensos, evaluando por un lado la contaminación general que causan y rastreando, por otro, la presencia de algunos compuestos particularmente dañinos, como el benceno y el formaldehído, o alguna de las sustancias más alergizantes según la Unión Europea.

Los productos analizados presentaban problemas ya detectados en otros ambientadores (difusores eléctricos, geles, sprays, puesto que algunos de sus componentes pueden provocar reacciones alérgicas a las personas sensibles, cada vez más numerosas. Pero también añaden los problemas específicos de los ambientadores que se difunden por calor, como la emisión de partículas sólidas respirables, que ensucian el tracto respiratorio, o de compuestos orgánicos volátiles, que producen un amplio abanico de efectos dañinos: dolor de cabeza, mareos, fatiga... Y lo que es más grave, sustancias cancerígenas, como el benceno y el formaldehído.

La contaminación causada por un único producto puede ser muy alta. Los conos de Satya Sai Baba emiten 490 microgramos de benceno por metro cúbico, frente a los 60 de un cigarrillo, y las varitas de incienso de la misma marca dispersan más de 3.000 microgramos de partículas finas por metro cúbico. Uun estudio realizado en locales de ocio de Barcelona en 2007 concluía que allí donde aún se permitía fumar, la concentración media de este tipo de partículas era de 182 microgramos por metro cúbico frente a 34 en los locales de no fumadores.

En cuanto a los compuestos orgánicos volátiles, el aceite de limón de La Casa de los Aromas multiplica el límite recomendado por 125.

Las velas son mucho más inofensivas que aceites e inciensos. Entre ellas también hay diferencias, destacando honrosamente las de Gato Preto, Spaas y Rituals. Esto significa que si los fabricantes se esmeran, pueden lograr productos de calidad.

En cuanto al etiquetado, para mejorarlo sólo falta voluntad: la letra debe ser legible (no microscópica como en L’Occitane) y deben darse más detalles sobre los ingredientes alergénicos. Conviene indicar que el buen olor no sustituye a la limpieza, como hacen Brise y Air Wick, que falla por no destacar que su base se ilumina en colores gracias a unas pilas que deben desecharse por separado.