Desde OCU deseamos informarte que nuestra página web utiliza cookies propias y de terceros para medir y analizar la navegación de nuestros usuarios con el fin de poder ofrecerte productos y servicios de tu interés. Mediante el uso de nuestro sitio web aceptas esta Política y consientes el uso de cookies. Puedes cambiar la configuración u obtener más información consultando aquí.

Alimentación

Seguridad alimentaria

Ningún compromiso en cuanto a la salud de los consumidores. Todos los productos alimenticios deben tener una calidad mínima. Debe existir un sistema completo de trazabilidad, además de controles eficaces y sanciones que aseguren el respeto de dichas normas.

Ningún compromiso en cuanto a la salud de los consumidores. Todos los productos alimenticios deben tener una calidad mínima. Debe existir un sistema completo de trazabilidad, además de controles eficaces y sanciones que aseguren el respeto de dichas normas.

Estamos más expuestos de lo que pensamos al fraude alimentario. Se entiende por fraude alimentario la adulteración deliberada de los ingredientes de un determinado producto, o bien la manipulación o tergiversación de los envases, en la mayoría de los casos con ánimo de lucro. Este adulteración puede tener en ocasiones consecuencias en materia de seguridad alimentaria.

La legislación actual es laxa a la hora de fijar las sanciones contra el fraude, multas irrisorias que no sirven para evitar conductas fraudulentas que perjudican a los consumidores. Por ello pedimos que se modifiquen el Art. 49 de la Ley de protección a los consumidores para multiplicar por 10 las infracciones por fraude y el Art. 50 de forma que TODAS las sanciones en materia de consumo sean públicas.