Desde OCU deseamos informarte que nuestra página web utiliza cookies propias y de terceros para medir y analizar la navegación de nuestros usuarios con el fin de poder ofrecerte productos y servicios de tu interés. Mediante el uso de nuestro sitio web aceptas esta Política y consientes el uso de cookies. Puedes cambiar la configuración u obtener más información consultando aquí.

OCU denuncia el retraso de la transposición de la directiva sobre gas radón

08 feb 2018
  • La Organización de Consumidores y Usuarios reclama la transposición efectiva de la normativa europea, cuya fecha límite finaliza hoy 
  • La Organización considera el gas radón un problema de salud pública y pide la puesta en marcha urgente de un plan de acción para evitar el riesgo de exposición de los consumidores a este gas radiactivo

Hoy finaliza el plazo de transposición de la directiva europea (2013/59/Euratom) que obliga a controlar el gas radón en las viviendas. El radón es un gas radiactivo que proviene de la desintegración del uranio que contienen de forma natural todos los suelos, especialmente los graníticos. El gas emana del subsuelo y se acumula en el interior de recintos cerrados, como las viviendas.

El radón es un gas tóxico, responsable cada año de cientos de muertes. Según la OMS, el gas radón es el segundo factor de riesgo para el desarrollo de cáncer de pulmón y el primero en personas no fumadoras, y es responsable de entre el 3 y el 14% de este tipo de cáncer en el mundo. El radón es incoloro, inodoro e insípido, resulta indetectable si no se emplea algún aparato de medición específico. Galicia, el sur y el oeste de Castilla y León, el norte de Extremadura y la Comunidad de Madrid son las zonas más afectadas.

OCU reclama que se transponga ya la Directiva Europea sobre protección contra la exposición a gas radón,  para que se establezcan los niveles de exposición máximos admisibles (300Bq/m3) y las normas de seguridad para los ciudadanos en ambientes interiores tanto particulares como con alta permanencia de público (hospitales, colegios), para garantizar una exposición segura y una protección efectiva de la salud.

OCU ha puesto en marcha una campaña informativa apoyada por más de 2.000 personas en la que reclama un plan de acción que acompañe dicha transposición en la que pide que:

  • Se considere al gas radón como un problema de salud pública, y se adopten acciones informativas y campañas de sensibilización (de manera similar a los planes nacionales o autonómicos contra tabaco o drogas).
  • Se incluyan en Código Técnico de Edificación medidas destinadas a prevenir y paliar la exposición al radón. Y se establezcan niveles máximos de radón en vivienda nueva de 100 Bq/m3.
  • Se establezcan en normas y medidas destinadas a identificar fácilmente el problema, por ejemplo, en el desarrollo de nuevos mapas más detallados y accesibles.
  • Se implanten protocolos específicos de medición del radón y un sistema de certificación de las empresas de medición y de las que actúan sobre la vivienda. 

Para más información (medios de comunicación): Teléfono: 91 722 60 61 - prensa@ocu.org www.ocu.org

OCU es una organización sin ánimo de lucro e independiente, gracias el apoyo de sus más de 300.000 socios. Como organización de consumidores, OCU tiene como objetivo contribuir e influenciar, para conseguir el bienestar común de todos los consumidores en España, con trasparencia y ofreciendo contenidos e informaciones cercanas y útiles que hacen posible que los consumidores se enfrenten a la contratación de servicios y adquisición de productos bien informados.