Desde OCU deseamos informarte que nuestra página web utiliza cookies propias y de terceros para medir y analizar la navegación de nuestros usuarios con el fin de poder ofrecerte productos y servicios de tu interés. Mediante el uso de nuestro sitio web aceptas esta Política y consientes el uso de cookies. Puedes cambiar la configuración u obtener más información consultando aquí.

OCU pide al Gobierno medidas eficaces para atajar la desbocada subida de precios de junio

29 jun. 2022
  • El indicador adelantado del IPC sitúa la inflación en el 10,2%, la más alta desde abril de 1985. La subida de los carburantes y la alimentación son las partidas que más han subido en el mes de junio.
  • OCU pide al Gobierno que tome medidas más firmes y eficaces que atajen la subida de los precios y garanticen el poder adquisitivo de los más vulnerables.
  • La suspensión temporal de todos los impuestos relacionados con la energía, la rebaja del IVA de los alimentos y la ampliación de la cuantía y los requisitos para las ayudas directas a los consumidores vulnerables son imprescindibles para frenar la escalada de los precios y corregir sus efectos.

A raíz de la publicación del indicador adelantado del IPC, que señala un incremento del 1,8% de los precios en el mes de junio, La Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) pide al Gobierno que tome medias más valientes y efectivas para atajar la espiral inflacionista que está mermando la capacidad adquisitiva de los consumidores.

 

OCU muestra su preocupación por el incremento de los precios, con un IPC que en el mes de junio se sitúa en el 10,2% el mayor en 37 años.  Las mayores subidas se han producido en los carburantes, la alimentación y los precios de hoteles y restauración, que son los responsables de un 1,8% en un solo mes. Además, la inflación subyacente de carácter más duradero ha escalado hasta el 5,5%.

 

Para OCU el origen de esta exagerada subida se sitúa el incremento de los precios de la energía desde el verano pasado que se ha visto acelerado por la guerra en Ucrania.  Como ha advertido en reiteradas ocasiones los consumidores pagan una doble factura, por una parte los suministros que se han encarecido un 48% en el caso de la electricidad y de un 55,8% en la gasolina y un 67,7% del diésel, y por otra en el resto de bienes y servicios con una subida de más del 11% en la alimentación y del 7% en el precio de los hoteles y restauración.

 

Ante esta situación, OCU pide al Gobierno una actuación firme y decidida para frenar esta espiral inflacionista que reduce la capacidad adquisitiva de los consumidores, especialmente de las familias que se encuentra en una situación de vulnerabilidad económica.

 

OCU denuncia a la vista de los datos las medidas tomadas hasta ahora resultan claramente insuficientes. Por ello pide una suspensión temporal de todos los impuestos relacionado con la energía. Esta es la única forma de frenar el incremento de las facturas que pagan los consumidores.   A la vista de los datos de alimentación, OCU pide una rebaja temporal del IVA de los alimentos que contenga los precios.

 

La subida de los precios especialmente de la alimentación tiene un fuerte impacto en las familias vulnerables, OCU pide que se aumente la reciente ayuda aprobada por el Gobierno hasta 500 euros, y que además se amplíen los criterios de acceso para que llegue a más familias.

 

Más información en este enlace.

  

 

Esta información ha sido elaborada por un equipo de ingenieros, economistas, abogados, estadísticos, editores y diseñadores de OCU que, en colaboración con laboratorios independientes, analizan desde 1975 los principales productos y servicios de consumo. Su trabajo se sustenta en los principios de ahorro, calidad, eficiencia y sostenibilidad, pero sobre todo en la independencia que le proporcionan sus más de 200.000 socios activos.

 

 

Para más información (medios de comunicación):

Teléfono: 91 722 60 61 www.ocu.org