Desde OCU deseamos informarte que nuestra página web utiliza cookies propias y de terceros para medir y analizar la navegación de nuestros usuarios con el fin de poder ofrecerte productos y servicios de tu interés. Mediante el uso de nuestro sitio web aceptas esta Política y consientes el uso de cookies. Puedes cambiar la configuración u obtener más información consultando aquí.

Sentencia Caso Novartis

30 jun. 2020

No Es Sano está a la espera de que el Gobierno cumpla la sentencia y dé audiencia a la compañía para sus alegaciones

  • El fallo reconoce un defecto de forma en el proceso y pide al Ministerio que dé audiencia a Novartis antes de resolver la petición de No es Sano en la que solicitaba información sobre la financiación de una de las terapias más caras de la compañía
  • Salud por Derecho y OCU continuarán al frente del proceso en nombre de No es Sano para seguir defendiendo que esta información debe ser pública

En octubre de 2019, la compañía farmacéutica Novartis recurrió a la Justicia para intentar impedir que el Ministerio de Sanidad hiciera públicos los criterios terapéuticos y económicos que justificaban la aprobación y la fijación del precio de Kymriah, un novedoso tratamiento dentro de las inmunoterapias celulares (CART) que ronda los 320.000 euros en España y que trata la leucemia linfoblástica aguda (LLA), un tipo de cáncer de la médula ósea y de la sangre que afecta especialmente a niños y jóvenes menores de 25 años. Es la primera terapia de este tipo que fue aprobada en España.

El origen del caso se remonta a una petición que la campaña No es Sano hizo al Ministerio de Sanidad, a través del portal de transparencia, en la que pedía información sobre el precio y los criterios de aprobación y fijación de precio de Kymriah, unos datos que eran desconocidos. El Ministerio negó parte de la información, pero el Consejo de la Transparencia dio la razón a la campaña instando al Ministerio a que respondiese a la petición. Fue en este punto cuando Novartis recurrió a los tribunales en contra de la resolución del Consejo y No es Sano se personó en el proceso representada por dos de sus organizaciones: Salud por Derecho y OCU.

Ahora, el juez argumenta en la sentencia que acaba de hacer pública que el Ministerio debería haber dado audiencia a la compañía para conocer sus alegaciones. De este modo, atribuye a un defecto de forma en el proceso e insta al Ministerio a dar marcha atrás y dar audiencia a Novartis antes de aceptar o denegar la petición de No es Sano.

La campaña celebra que el juez no se haya decantado a favor de impedir el acceso a la información, como pedía la compañía aludiendo a la protección de sus intereses comerciales, y lo haya atribuido a un defecto de forma en el proceso. Además, espera que el Ministerio de Sanidad cumpla con la sentencia y, una vez que haya dado audiencia a Novartis, continúe el proceso y se haga pública la información solicitada.

Las organizaciones que conforman la campaña recuerdan que es fundamental que se sigan dando pasos en transparencia y que este tipo de información referente a la aprobación y financiación de los medicamentos y terapias debe ser considerada de interés público, por lo que debería estar disponible para la ciudadanía. Así lo reconoció el propio Consejo de la Transparencia y lo han respaldado organismos internacionales como la Organización Mundial de la Salud.

 

 

Más información:

Lydia Molina, coordinadora de Comunicación de No Es Sano. 

lydia.molina@noessano.org – 680 667 647

 

Para más información OCU (medios de comunicación): Teléfono: 91 722 60 61 – prensa@ocu.org