Informe

¿Qué son los Organismos Genéticamente Modificados (OGM)?

16 septiembre 2016
Alimentos OGM

16 septiembre 2016

¿Es lo mismo transgénico que genéticamente modificado? ¿En qué países se cultiva? ¿Consumir OGM es malo para la salud?Aclaramos tus dudas con 12 respuestas.

¿Qué es un OGM?

¿Qué es un alimento modificado geneticamente?

OGM son las siglas de Organismo Genéticamente Modificado. Éste es el nombre que recibe cualquier organismo cuyo material genético ha sido transformado de una manera ajena a los métodos naturales de multiplicación o combinación. Para su transformación se ha recurrido a una tecnología que conocemos como manipulación o modificación genética.

Qué es un alimento modificado geneticamente

Esta técnica provoca cambios muy precisos en los caracteres hereditarios de un organismo y le dota de una característica de la que antes carecía, mediante técnicas de biotecnología. Gracias a ella se pueden insertar genes de una especie en otra, algo que resulta imposible los cruces (la técnica clásica de mejora genética de las especies agrícolas).

¿Es lo mismo transgénico que genéticamente modificado?

No exactamente: todos los transgénicos son OGM, pero no todos los OGM son transgénicos.

Los transgénicos son los organismos genéticamente modificados a los que se les han añadido genes de otra especie. Los OGM a los que simplemente se les inhibe o potencia la expresión de uno de sus genes son OGM a secas (no transgénicos).

Alimentos transgénicos

¿Tomar OGM es malo para la salud?

Las repercusiones de los OGM en la seguridad de los alimentos y, por tanto, en la salud de los consumidores, es una cuestión que ha suscitado mucha polémica.

Sin embargo, al no disponer de estudios a largo plazo, no se puede dar una respuesta categórica a esta pregunta. Es cierto que la modificación genética puede dar lugar a la introducción involuntaria de sustancias tóxicas o de alergenos, pero en principio se trata de un riesgo fácilmente controlable.

Algo que debe dar seguridad al consumidor es que, según establece la ley, los alimentos que contengan OGM sólo pueden comercializarse si han pasado estrictos controles, aún más rigurosos que los de los productos tradicionales, y en esos controles sería posible detectar los problemas de alergenicidad o toxicidad, si existieran.

Cosecha de maíz ecológico

¿Provocan los OGM riesgos al entorno?

La introducción de plantas genéticamente modificadas puede tener efectos en el medio ambiente: De entrada, en muchos casos lo que se busca lograr es una planta más resistente a los herbicidas, y esas plantas son después más difíciles de combatir si crecen fuera de su sitio. Otras veces se desea una especie menos vulnerable a las plagas, con lo que se integran insecticidas en las plantas: esto también tiene efectos, pues los insectos crean nuevas resistencias. Y a su vez, eso repercute en otras especies animales (aves, pequeños mamíferos...), en la biodiversidad a fin de cuentas.

Otro riesgo viene de la posible transferencia a plantas silvestres de genes introducidos en las plantas cultivadas. Los problemas aparecen cuando en una misma zona se cultiva una misma especie, por ejemplo el maíz transgénico junto a uno convencional e incluso junto a un cultivo ecológico de maíz. Para evitar la contaminación cruzada de unas variedades a otras hay que tomar determinadas medidas, que se denominan de coexistencia y que van desde la separación mínima de los cultivos a barreras biológicas como arbustos o árboles.

De todas formas a veces la coexistencia de diferentes cultivos de una misma especie en una zona concreta acarrea problemas entre los agricultores, ya que, por ejemplo, si una cosecha de maíz ecológico se contamina con plantas OGM ya no se puede vender como ecológico y pierde la mayor parte de su valor comercial.

Técnicas para cambios en OGM

¿Qué ventaje tienen las OGM para los consumidores?

Pues, hoy por hoy, ninguna.

La actual generación de OGM puede ser económicamente rentable para los productores y contribuye a reducir el uso de herbicidas, etc.. Pero para el consumidor de a pie estos OGM no entrañan ningún beneficio, pues no hay cambios ni en la calidad de las plantas, ni en las características funcionales de las especies. Incluso la última variedad aprobada, la patata Amflora, es sólo de uso industrial, no está autorizada para consumo humano.

Por otro lado, tampoco se ha producido una bajada en los precioS de los productos de origen animal de animales alimentados con piensos OGM, esa ventaja en productividad o costes de producción no ha llegado al consumidor.

No obstante, siempre se ha comentado que hay en desarrollo variedades de plantas OGM con mejoras nutricionales, como el arroz dorado con mayor cantidad de vitamina A, o con mejor adaptación a aguas con sal o a la sequía que podrían ser percibidas por el consumidor como una ventaja más directa. Pero, hoy por hoy, los OGM que están aprobados y comercializados en Europa no tienen estas ventajas.

OGM

¿En qué países se cultiva?

Dentro de la Unión Europea (UE), España es la que más superficie tiene con casi 80.000 hectáreas en 2008. Y también hay cultivos en Francia, República Checa, Portugal Alemania, Eslovaquia, Rumania y Polonia.

Fuera de la UE, los países más productores son EE.UU., Brasil, Argentina, India, Canadá, China, Paraguay y Sudáfrica. Todas ellas con más de 1 millón de hectáreas y, en el caso de EE.UU., 64 millones.

¿Cuántos OGM hay aprobados ahora mismo en Europa?

En total hay más de 60 eventos genéticamente modificados aprobados por la Unión Europea para su comercialización. Principalmente son variedades de soja, maíz, algodón y remolacha, pero solo dos variedades de maiz pueden ser cultivadas. La patata fue retirada de la aprobación y ya no se puede utilizar, ni para cultivo ni para comercialización.

¿Hay garantías de que los productos importados no lleven OMG?

Es cierto que en otros países los procedimientos de autorización y etiquetado de OGM son muy diferentes de los europeos (por ejemplo, en Estados Unidos hay muchos más OGM autorizados y no es necesario etiquetarlos).

Sin embargo, los consumidores españoles pueden estar tranquilos: cualquier producto que pretenda comercializarse en la Unión Europea debe cumplir la normativa europea, y eso quiere decir que no se podrán comercializar OGM que no estén autorizados en la Unión Europea, y que siempre deberán estar etiquetados.

¿Estamos comiendo OGM?

Todo parece apuntar a que la mayoría de los OGM que entran en Europa o se producen aquí (como el maíz BT en España), se destinan a alimentación animal. En cualquier caso, la presencia de ingredientes procedentes de plantas OGM debe anunciarse en la etiqueta del alimento o del pienso que lo incluya.

Los piensos van etiquetados como procedentes de plantas OGM, pero no así los productos de origen animal que se elaboran con ellos. Por tanto, nosotros no estamos consumiendo plantas OGM pero los animales de donde proceden los alimentos que consumimos, sí que los consumen.

Según los análisis que la OCU ha realizado en el pasado, es muy difícil o casi imposible encontrar rastros de OGMs detectables en alimentos destinados al consumidor. Esto es debido a que la obligación de etiquetar la presencia de OGMs en los productos destinados al consumidor final, y el rechazo de estos, hace que  la industria sea rehacia a usarlos.

Es decir, que en teoria podrian encotrarse puesto que estan aprobados, algunos, pero en la práctica no se usan, ni etiquetándolos ni de forma fradulenta,  sin anunciarlo, como hemos comprobado en nuestros estudios.

¿Podemos fiarnos de las listas de sospechosos que circulan por ahí?

Los consumidores tienen la impresión de que no se está hablando claro, de que no se dice toda la verdad acerca de los OGM, y esto suscita muchos recelos.

Algunas organizaciones, como Greenpeace, han elaborado listas de productos con o sin OGM. En Greenpeace, por ejemplo, para preparar su “lista roja” han preguntado sobre todo a los fabricantes si tenían o no un certificado de que sus productos son sin OGM. Hay muchos fabricantes que no han contestado y han pasado a engrosar esa lista de sospechosos de contener OGM.

Nosotros pensamos que estas listas no son muy realistas. La legislación que hay en vigor es suficientemente clara. Si se cumple, cualquier ingrediente procedente de una planta OGM debe ser declarado en la etiqueta aunque no puedan encontrase en el producto trazas de proteína o ADN modificados.

Alimentos transgénicos

¿Cómo puedo saber si un alimento contiene OGM?

Porque lo pondrá en su etiqueta: cualquier alimento destinado a alimentación humana que tenga ingredientes en su composición que procedan de alguna planta OGM deben indicarlo en la etiqueta.

Sólo se admite una tolerancia de 0,9% para cubrir la posible contaminación accidental, por causas no intencionadas.

La legislación también establece un sistema de trazabilidad, de forma que las plantas OGM se procesen y transporten de forma separada y con documentación que las acompañe e identifique. Todos los agentes de la cadena de producción de alimentos deben tener en su poder y guardar la información relativa a sus materias primas para poder suministrar información adecuada a través del etiquetado o a las autoridades si lo demandaran.

¿Tomar OGM es malo para la salud?

Llevar 'almidón modificado' significa que lleva OMG?

No. La expresión "almidón modificado", tal cual, se refiere a que el almidón ha sufrido una serie de alteraciones químicas que modifican sus propiedades (solubilidad, capacidad espesante, etc.), pero no alteraciones genéticas. Si se tratara de un OGM, debería decir "almidón de maíz genéticamente modificado".