×

Desde OCU deseamos informarte que nuestra página web utiliza cookies propias y de terceros para medir y analizar la navegación de nuestros usuarios con el fin de poder ofrecerte productos y servicios de tu interés.

Mediante el uso de nuestro sitio web aceptas esta Política y consientes el uso de cookies.

 

SOBRE LAS COOKIES →
quieropagarmenosluz.org

AYÚDANOS A CONSEGUIR UN MERCADO ELÉCTRICO MÁS JUSTO

El reciente cambio en la estructura de tarifas eléctricas y la fuerte subida del precio de la electricidad ha puesto el foco en algunas de las deficiencias del mercado eléctrico español que perjudican a los consumidores. OCU lleva años reivindicando una serie de medidas que pongan fin a estas deficiencias y, pese a los éxitos, todavía queda mucho camino por recorrer. Te invitamos a movilizarte para apoyar estas reivindicaciones.

Registrándote en la plataforma quieropagarmenosluz.org, apoyarás a OCU en las reivindicaciones para que los consumidores paguen un precio asequible y justo por un bien tan necesario como es la energía eléctrica. OCU cree necesario que las empresas que suministran y comercializan electricidad, el Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico y la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia adopten un conjunto de medidas que tengan como resultado un mercado eléctrico más transparente y más justo:

10 peticiones de OCU para mejorar el mercado eléctrico

  1. No a las manipulaciones del mercado. Pedimos un mayor control y un régimen sancionador más eficaz que consiga acabar en la práctica con las alteraciones artificiales del precio de la electricidad que tanto perjudican a los consumidores.
  2. Revisión de sistema de precios mayorista. Es preciso revisar el sistema de fijación del precio marginal de la energía para conseguir un precio justo y equilibrado. Con el sistema actual, al establecerse el precio final cruzando los precios por la oferta y la demanda, son las tecnologías de producción más caras las que marcan el precio que terminan cobrando todas, incluidas las centrales nucleares, hidráulicas… que producen a un coste mucho menor. Esto genera unos beneficios extraordinarios de unas tecnologías de producción frente a otras. Esta petición histórica de OCU parece que va a ser atendida, al menos parcialmente, con el Anteproyecto de Ley que actúa sobre la retribución del CO2 no emitido del mercado eléctrico. Es un primer paso que se debería aplicar de forma inmediata, pero que no soluciona completamente el problema. El exceso de remuneración también se produce por los elevados precios del gas o cuando las hidroeléctricas fijan el precio marginal a coste de oportunidad.
  3. Revisión y redistribución de las tarifas de acceso. Los peajes y cargos han sufrido una fuerte revisión que ha entrado en vigor el pasado 1 de junio. Esta revisión nos ha traído unas tarifas con 3 tramos horarios y un reequilibrio de la parte que se paga por el término fijo y el del consumo. Sin embargo, OCU considera que no ha eliminado los problemas de base: los cargos (Recore, déficit de tarifa…), que es la parte más gravosa, siguen siendo asumidos principalmente por los consumidores en baja tensión, donde se incluyen todos los hogares, sin que haya una justificación razonable para ello. Además, la factura eléctrica sigue soportando costes que no deberían ser asumidos totalmente por consumidores eléctricos. Se han dado ya los primeros pasos para resolverlo con el Fondo Nacional para la Sostenibilidad del Sistema Eléctrico, que reparte esos costes también con el sector del gas y petrolero.
  4. Revisión del IVA de la electricidad. La electricidad es un producto de primera necesidad y el tipo impositivo del 21% debería revisarse a la baja, aplicando tipos reducidos como ya hacen otros países europeos. En este sentido, OCU vuelve a dirigirse al Gobierno pidiendo una rebaja efectiva del IVA de la electricidad.
  5. Eliminación del Impuesto de la Electricidad. Este impuesto nació con una finalidad concreta que ya ha desaparecido, pero sigue vigente y eleva la factura eléctrica en un 5,11%. Debe eliminarse el Impuesto de Electricidad.
  6. Impulso al Bono Social. Después de más de 2 años de vida del nuevo bono social, es urgente simplificar el proceso de petición e, incluso, buscar fórmulas para que se aplique de manera automática si se dan ciertas circunstancias, como ya sucede en Portugal. De esa forma, todas las familias que lo necesitan podrán acceder a él de manera rápida.
  7. Apuesta por la eficiencia energética. Hay que aprovechar las oportunidades que ofrecen los nuevos equipos de medida digitales, el autoconsumo, los agregadores de demanda, los sistemas de almacenamiento distribuido, los de fuentes renovables, facilitando que los beneficios y la información se trasladen al consumidor para mejorar su ahorro y eficiencia energética.
  8. Mejora de la transparencia, forzando a las comercializadoras a aclarar a sus clientes cómo aplican las tarifas cuando efectúan las revisiones periódicas de precios. Muchos clientes están en el mercado libre pagando tarifas muy elevadas porque desconocen el mercado energético y las comercializadoras de energía fomentan además la confusión. La llegada de las nuevas tarifas con tres tramos es un buen ejemplo de esa falta de transparencia. La mayoría de las comercializadoras van a esperar a enviar la primera factura para comunicar a sus clientes los precios que ya les están aplicando desde el día 1 de junio.
  9. Fomento a la competencia. Es preciso adoptar medidas efectivas de impulso a la competencia en un sector en el que los grandes grupos energéticos siguen conservando una posición de dominio en sus áreas de distribución.
  10. Nuevas relaciones. Pedimos la redefinición de las relaciones consumidor-distribuidora-comercializadora incluyendo a futuros agentes del mercado energético. La normativa, antigua y parcheada, no responde a la realidad de un mercado liberalizado.

Nuestro objetivo es proteger los derechos e intereses de los consumidores, garantizando el mejor servicio a un precio justo en un mercado competitivo.

FIRMA PARA APOYAR ESTAS REIVINDICACIONES