Noticia

La OCU participa en la nueva norma sobre residuos eléctricos y electrónicos

24 abril 2013
Electrodomésticos

24 abril 2013

El Ministerio de Medio Ambiente ha invitado a la OCU a participar en el grupo de trabajo para la transposición de la nueva directiva sobre residuos de aparatos eléctricos y electrónicos, aprobada en 2012, y aportar ideas sobre elementos que deberían modificarse.

Cuando compramos un aparato eléctrico o electrónico debemos pagar lo que costará su futuro reciclaje.

¿Quieres saber si realmente se reciclan estos productos?

 

La OCU ha sido invitada por el Ministerio de Medio Ambiente a aportar su experiencia en la gestión de los residuos de aparatos eléctricos y electrónicos en el grupo de trabajo que elaborará un nuevo Real Decreto, que transponga la nueva directiva sobre residuos de aparatos eléctricos y electrónicos, antes del 14 de febrero de 2014.

Así, la OCU, que considera que la gestión de residuos eléctricos y electrónicos en España es muy deficiente tras casi ocho años de vigencia de la actual norma, planteó que en este futuro decreto deberían tenerse en cuenta varios aspectos.

Nuestro país tiene demasiados puntos frágiles en aspectos fundamentales, como índices de recogida, posibilidad de que el residuo acabe en plantas autorizadas, transparencia en la gestión o acceso a la información.

Por ello, hemos trasladado al ministerio una serie de propuestas que mejorarían la gestión de este tipo de residuos:

  • Control efectivo y sanciones severas para tiendas que no cumplan con la recogida de residuos cuando se acude a comprar uno similar. Incluso obligar a recoger residuos sin necesidad de compra.
  • Regulación común para el funcionamiento de los puntos limpios.

  • Fijar un objetivo independiente para la preparación, reutilización y separado del reciclaje de al menos un 5%.

  • Regular el funcionamiento, con sanciones severas si recogen residuos sin descontaminar, y limitar las unidades que pueden entregar los particulares para desincentivar los robos en puntos limpios.

  • Introducir el concepto de daño ambiental en la calificación jurídica del residuo para poder castigar las infracciones de forma más severa.

  • Asegurar la trazabilidad en toda la gestión del residuo e inspecciones para comprobarlo.

  • Definición de tratamiento de reciclado adecuado para todos los residuos.

  • Transparencia en las adjudicaciones.

  • Garantizar la sostenibilidad de tratamiento del residuo: principio de proximidad.

  • Desarrollo de una metodología armonizada para la recogida de datos de gestión.

  • Obligar a los productores a informar en el punto de venta de los costes de reciclado del producto que se compra.

  • Creación de un punto de información permanente sobre gestión de residuos en España.

  • Obligar a los productores a hacer pública la información sobre su actividad en residuos electrónicos.


Imprimir Enviar por email