Guía de compra

Guía de compra de freidoras

26 abril 2016

26 abril 2016

Usar una freidora para cocinar es mucho más seguro que hacerlo en la sartén. Se trata de un recipiente cerrado, que utilizado con las debidas precauciones, evita el riesgo de quemaduras por salpicaduras de aceite caliente.

Dos tipos de freidoras

Las  freidoras clásicas son de aceite, pero también hay freidoras que funcionan con aire caliente.

  • En las freidoras de aceite, la resistencia se sitúa en el fondo de la cubeta junto a un sensor de temperatura que conecta con el termostato para activar o detener la corriente según la temperatura ideal.
  • En las freidoras de aire, la  resistencia eléctrica calienta el aire que mueve un ventilador y lo proyecta por unas salidas al interior del recipiente donde están los alimentos.

¿Cuál elegir?

En las de aceite:

  • La fritura queda mejor.
  • El proceso de fritura es más rápido.
  • El consumo es menor.
  • Más baratas.

Las freidoras de aire caliente:

  • Muy fáciles de usar y limpiar.
  • Más lentas: necesitan más tiempo para ofrecer un resultado peor.
  • Son más caras (de media un 300% más).

Quizá te interese saber…

  1. Todas las freidoras cuentan con una zona fría. En esta zona se depositan los restos de los alimentos fritos para que así no se mezclen, ni se calienten con la comida.
  2. Algunas incluyen un filtro anti olor. A pesar de ello, no evita los olores de forma completa.
  3. Pueden llevar incluido un sistema de auto limpieza, aunque lo mejor es meter la cubeta en el lavavajillas.
  4. Si empleamos una menor temperatura, la comida estará más grasosa, ya que tardará más en freírse. Aun así, es más seguro y te permitirá cambiar el aceite con menos frecuencia.

Imprimir Enviar por email