Informe

Préstamos personales

17 abril 2013 Archivado
Préstamos personales

Archivado

El coche, las vacaciones, un ordenador… ¿Necesita dinero para una compra o un pago imprevisto? Un préstamo personal puede ayudarle a afrontar la situación, pero tenga en cuenta que los gastos pueden ser altos. Asegúrese de no endeudarse demasiado, compare y elija la opción más barata para su caso.

Alternativa: ampliar la hipoteca

Si ya tiene una hipoteca y ha pagado parte, lo más probable es que le interese ampliar la misma para conseguir la liquidez que necesita, ya que los préstamos hipotecarios suelen tener un interés menor que los personales. Cuanto mayor es la cantidad solicitada, más interesa ampliar la hipoteca antes que solicitar un préstamo personal.

La mayoría de los bancos permiten ampliar la cuantía o el tiempo de hipoteca. En cuanto a la cantidad ampliable, depende de las condiciones en las que se contrató en su día la hipoteca, a veces es un porcentaje del valor de tasación de la vivienda (70 u 80%) y en otras ocasiones se trata de un límite pactado en el contrato inicial.

Estudie si los cambios en las condiciones de la hipoteca le pueden compensar, porque también conllevan gastos: comisión por modificación de las condiciones, una nueva tasación de la vivienda (unos 250 euros), cambiar las escrituras (implica gastos notariales y registrales), y el pago del Impuesto sobre Actos Jurídicos Documentados. Se suele aplicar un tipo de interés del 1% de la responsabilidad hipotecaria, que suelen calcularse como el doble del dinero prestado.

Tenga en cuenta que no podrá deducirse en el IRPF por la parte de cuota de préstamo hipotecario ampliado. Si además llegara a una situación de sobreendeudamiento, tenga presente que en caso de impago podría perder la casa.