Informe

Qué hacer si necesitas dinero en prestamo

29 abril 2015
Préstamos

29 abril 2015

Un pago inoportuno, un gasto imprevisto… o simplemente la carestía de la vida. Nuestros ingresos no dan más de si y no salen las cuentas. ¿Necesitas dinero? Hay opciones para obtener un préstamo: revisamos las posibilidades para conseguir dinero rápido, pero no siempre barato.

Cómo conseguir dinero

Las familias españolas han visto como su calidad de vida ha caído en picado en apenas 5 años. Lo cierto es que no salen las cuentas: según la encuesta de OCU sobre economía familiar, 3 de cada 10 familias no llega habitualmente a fin de mes, y 5 de cada 10 ha pasado apuros en alguna ocasión.

Pero otras veces el problema es puntual, un imprevisto o una compra que no podemos evitar, y que viene a dar al traste con nuestro precario presupuesto ¿Qué opciones hay ante una necesidad de dinero? El banco, una financiación específica, una empresa de las que ofrecen dinero rápido... ¿Quién me lo puede prestar? ¿Qué me hará falta? ¿Cuánto me costará? Mejor tener las cosas claras.

Cómo conseguir un préstamo  

Solicitar un préstamo a amigos o familiares

Es gratis, y según una encuesta de OCU, algo a lo que muchos recurren, si es posible: el 46% pide dinero prestado a amigos y familiares cuando se ve en apuros. Es la mejor solución, la más segura y la más económica… pero no siempre es posible.

Pedir a la empresa un anticipo o préstamo

Si tienes trabajo y una nómina, eres afortunado. Y también porque las empresas tienen la obligación legal de entregar al empleado que se lo pida la parte del salario correspondiente a los días que lleva trabajados del mes (aunque aún no haya terminado) y la parte proporcional de la paga extraordinaria: si necesitas dinero, acude al departamento de personal de tu empresa y solicita un anticipo de la nómina o de la extra.

Algunas empresas conceden anticipos mayores, sin coste alguno para el empleado. Y otras llegan a facilitar incluso préstamos más ventajosos que los de los bancos: infórmate, y si esta opción es posible, quizás sea la más interesante.

Exprimir la cuenta

Según los datos de una encuesta de OCU, son muchos (casi la mitad de los encuestado) quienes tiran de la cuenta y la deja en números rojos. Esta es una medida cara, pues los bancos pueden cobrar comisiones por reclamación de posiciones deudoras. Ten en cuenta que:

  • Los intereses de descubierto en cuenta corriente no pueden superar en 2,5 veces el interés legal del dinero
  • Muchos bancos cargan en concepto de reclamaqción de posiciones deudoras unos 30 euros, sin haber hecho ninguna gestión para recuperar la deuda (esto, según el Banco de España, es una mala práctica).

Recurrir a la tarjeta de crédito

Según la encuesta de OCU, el 38% recurre a la tarjeta de crédito. Además de posponer el pago del bien hasta el mes siguiente, la tarjeta de crédito ofrece otras posibilidades:

  • Fraccionar el pago en varios plazos, con una cantidad fija mensual o bien un porcentaje del saldo pendiente. Esto tiene intereses, que pueden ser elevados, suelen superar el 20% TAE y reduce el saldo disponible de tu tarjeta.
  • Sacar dinero a crédito en cajeros o traspasarlo a la cuenta; también resulta caro, ya que implica el pago de comisiones que llegan hasta el 5% de la cantidad solicitada. Y claro, tiene el límite del saldo autorizado (suele depender de los ingresos y oscilar entre los 600 y los 3.000 euros mensuales).
  • Recurrir a las tarjetas específicas de pago aplazado, que no suelen ser interesantes, ya que inducen a estar permanentemente endeudados. Además, los intereses son elevados.

Pedir un préstamo personal al banco

Cualquier persona con ingresos estables podrá obtener un préstamo personal bancario: el requisito suele ser tener una nómina, y no se exigen normalmente muchas formalidades. Si quieres pedir un importe pequeño, debes prestar especial atención a las comisiones y gastos aplicables, sobre todo si existen mínimos elevados: Cuanto menor sea el importe y el plazo de devolución, más gravosos resultarán los gastos fijos y mayor será la TAE.

Si te planteas pedir un préstamo, pregunta en tu banco e infórmate consultando nuestro 

Comparador de préstamos personales.

Pedir un préstamo a una entidad de dinero rápido

Cofidis, Cetelem, Findirect, Bigbank... Las entidades expresamente dedicadas a prestar dinero de forma rápida y sin apenas requisitos (basta la nómina u otro justificante de ingresos) son cada vez más numerosas y visibles gracias a su llamativa publicidad, pero son una opción muy poco recomendable:

  • Son caras: la TAE es muy elevada. La más económica ronda el 17%.
  • A veces, se obliga a contratar un seguro de amortización que encarece mucho el préstamo (ojo, suele venir marcado por defecto en el contrato y hay que estar atento para no contratarlo sin querer).
  • También puede ser obligatorio contratar una tarjeta de crédito, con los riesgos que ello supone.
  • Si te decides, lee bien el contrato y las condiciones. 

Pedir un microcrédito

Vivus, Wonga, Kredito24, Casper... ofrecen dinero rápido, siempre pequeñas cantidades que se devuelven en poco tiempo. Huye de ellos, porque esos microcréditos son un maxiabuso:

  • Carísimos: desde 1.000% TAE. 
  • No son entidades de crédito, con lo que no están sujetas al control del Banco de España: garantía 0.
  • Si te retrasas, la deuda se dispara aún más: el registro de morosos está al acecho.

Plataformas de préstamo entre particulares

Lendico o Comunitae son plataformas online de préstamo. No proponen nada nuevo: ponen en contacto a gente que tiene dinero con gente que necesita un préstamo personal.

  • Salen más caros que un préstamo bancario: fácilmente alcanzan el 20% TAE.
  • Dan muy poca información: son poco transparentes.

Empeñar el coche

La peor alternativa. Crees que empeñas el coche por dinero pero sigues usándolo... en realidad estás firmando una compraventa con opción a recompra, por un importe inferior a lo que vale el coche, y asumiendo todos los gastos: tienes que pagar un "alquiler" , y si te retrasas, pierdes el cocge. Seguro que hay una opción menos mala.

Tres consejos para pedir dinero en préstamo 

  • No te dejes seducir por los productos específicamente pensados para obtener dinero "sin complicaciones", como los que ofrecen las entidades dedicadas a los préstamos rápidos: entérate de lo que pides... y de lo que pagarás por ello.
  • Lo que importa es la TAE, no el interés nominal. Por tanto, cuando te plantees las opciones para pedir dinero, no te fijes sólo en el tipo de interés que le ofrecen, sino también en las comisiones, que son las responsables de elevar la TAE, que se dispara cuando se aplazan importes pequeños a plazos cortos con gastos fijos. Compruébalo con la calculadora de la TAE.
  • En cualquier caso, debes estar atento para no exceder tu capacidad de endeudamiento. Si necesitas recurrir al crédito con frecuencia (o peor, por sistema), toma medidas y ajusta (aún más) tus gastos.