Noticia

Santander sube comisiones a sus clientes no vinculados

05 septiembre 2019
123

05 septiembre 2019

A partir del 17 de septiembre algunos clientes del Banco Santander pagarán una comisión de mantenimiento de 116 euros al año, así como una comisión de administración de 0,65 euros por apunte. Si es tu caso y quieres cambiar de cuenta, te ayudamos a localizar otra entidad que te ofrezca mejores condiciones.

Desde el lanzamiento de la cuenta 123, el Banco Santander ha ido empeorando sus condiciones paulatinamente , aumentando comisiones y reduciendo la retribución, a pesar de exigir una elevada vinculación.

Ahora también empeora las condiciones para los clientes de sus otras cuentas de manera que que, a partir del 17 de septiembre, a los clientes de la Cuenta Estándar Particulares se les aplicará una comisión de mantenimiento de 116 euros al año (tarifa trimestral de mantenimiento de 29 euros), a lo que hay que sumar una comisión de administración de 0,65 euros por apunte.

Asimismo, el banco también ha decidido subir la comisión de su Cuenta Clásica, cuya comisión de mantenimiento al trimestre pasa de 24 a 29 euros, a lo que se suma la comisión de administración de 0,65 euros por apunte, ya aplicable ahora.

¿Pueden los bancos cambiar las condiciones?

Hay que recordar que las entidades pueden modificar las condiciones de los productos que ofrecen a sus clientes en cualquier momento, así como las de algunos de los productos ya contratados, teniendo en cuenta que existen dos tipos de contratos:

  • Los contratos de duración determinada, como pueden ser los de un préstamo o un contrato de depósito a plazo fijo. Estos contratos tienen delimitada su duración y, salvo acuerdo entre las partes, no es posible modificar las condiciones pactadas, salvo que existan motivos válidos especificados en el contrato. Por tanto, por ejemplo no podrán variar las condiciones de su hipoteca.
  • Los contratos de duración indefinida, es decir, aquellos que no tienen un plazo de finalización determinado, como pueden ser los de una cuenta corriente, una tarjeta de crédito o una cuenta de ahorro.

La normativa establece que, en el caso de contratos de duración indefinida, las entidades pueden modificar unilateralmente las condiciones, con el único requisito de comunicar dichas modificaciones de manera individualizada con una antelación de al menos dos meses, salvo que las nuevas condiciones sean más beneficiosas para los clientes, en cuyo caso se podrán aplicar de manera inmediata

¿Momento de cambiar?

¿Eres cliente del Santander y te planteas un cambio de cuenta con mejores condiciones? Para facilitarte la búsqueda y elegir la opción que mejor se adapta a tu perfil, utiliza nuestro comparador:

Compara y elige la mejor cuenta corriente

Cambiar de cuenta ahora es más fácil

Una vez abierta la cuenta en la nueva entidad, los usuarios cuentan con la opción de rellenar y entregar en la misma un formulario de “solicitud de traslado de cuenta de pago”, que todas las entidades financieras deben tener a disposición de sus clientes.

Una vez entregado el formulario, el nuevo banco se ocupará de realizar todos los trámites para cambiar todas sus órdenes de pago, así como para que reciba sus ingresos en la nueva cuenta. Si es necesario te pedirá los datos que necesite para realizar todos los cambios.

Por otro lado, tu antiguo banco deberá cancelar todas la ordenes permanentes que tuviera, transferir los saldos que queden a su nueva cuenta y proceder a la cancelación si así lo ha solicitado. Recuerda que, para proceder a la cancelación, tu antiguo banco te puede exigir que devuelvas previamente los instrumentos de pago asociados a la cuenta, como tarjetas de pago o talonarios de cheques.

En el caso de que tengas obligaciones pendientes de pago, por ejemplo, el pago del recibo mensual de la tarjeta de crédito, tu antiguo banco te informará de ello y dejará abierta la cuenta hasta que no queden pagos pendientes.