Noticia

Cuentas de pago básicas: ¿una opción interesante?

08 marzo 2019
dinero

08 marzo 2019

Cualquier residente de la Unión Europa tiene derecho a disponer de una cuenta de pago básica en cualquier país de la Unión. En España esas cuentas no serán gratis, el gobierno ha fijado una comisión máxima de 3 euros al mes. Te interesa enterarte bien y valorar opciones.

 

En 2014 el Parlamento Europeo aprobó una Directiva que, entre otras cosas, regulaba el acceso a una cuenta básica para garantizar que cualquier persona residente en la Unión Europea pudiera disponer de una cuenta de pago en cualquier país de la Unión.

Hubo que esperar hasta  finales de 2017 para que se aprobara la normativa nacional que regula las cuentas básicas, si bien aún estaba pendiente que el Ministerio de Economía fijara las comisiones máximas que las entidades podrían aplicar a este tipo de cuentas: finalmente se ha decidido fijar en 3 euros al mes la comisión máxima en cuentas básicas, si bien se está preparando una norma adicional con las condiciones para que este tipo de cuentas sean gratuitas en condiciones de especial vulnerabilidad.

¿Qué son las cuentas de pago básicas y para qué sirven?

Son un instrumento para gestionar pagos, sencillo y accesible para cualquier residente en un país de la Unión EuropeaLas cuentas de pago básicas no solo sirven para depositar dinero, sino que deben ofrecer como mínimo la posibilidad de domiciliar recibos, realizar transferencias, y disponer al menos de una tarjeta de débito para extraer dinero en cajeros y realizar pagos en comercios dentro de la Unión.

Todas las entidades que ofrezcan cuentas de pago estarán obligadas a ofrecer cuentas de pago básicas

  • A los que residan legalmente en cualquier país de la Unión Europea, tengan o no domicilio fijo.
  • A las personas que hayan solicitado asilo.
  • Incluso a las personas que, aunque no tengan un permiso de residencia, no puedan ser expulsadas (por razones jurídicas o de hecho.)

No son gratis (salvo excepciones)

La norma dice que las comisiones aplicables a este tipo de cuentas deben ser razonables y nunca estar por encima de las aplicadas siguiendo la política de precios habitual de cada entidad. En último término, todo dependerá de la normativa interna de cada país, que en algunos casos podría establecer incluso su gratuidad.

En España, el gobierno ha fijado un límite máximo de 3 euros mensuales que incluirá hasta 120 operaciones de pago anuales. No obstante, en breve se aprobarán las condiciones para que también pueden fijarse comisiones más bajas o incluso considerar que sean gratuitas para personas en situación de vulnerabilidad o riesgo de exclusión financiera.

El gobierno ha elaborado un proyecto de Real Decreto que recoge las condiciones para la gratuidad de estas cuentas para los usuarios en situación de especial vulnerabilidad. El proyecto establece los límites en función de los ingresos anuales, partiendo de 2 veces el IPREM (12.908,06 euros anuales) para personas no integradas en ninguna unidad familiar. Además, para acreditar el cumplimiento de los requisitos hay que presentar bastante documentación, no siempre fácil de obtener: por ejemplo, si no se dispone de libro de familia deberá aportarse informe emitido por los servicios sociales del Ayuntamiento en el que se informe sobre la composición de la unidad familiar. Las entidades tendrán un plazo de 30 días para comunicar si aceptan o no la condición de gratuidad.

¿Interesa abrir una cuenta básica?

Gracias a esta norma de cuentas básicas, dado que se trata de una regulación europea, es mucho más fácil abrir una cuenta en otro país de la Unión Europea, ya que para ello solo será necesario un documento identificativo (normalmente el pasaporte), y puede ser una solución práctica para quien vaya a estar temporalmente en otro país.

Pero ¿me interesa abrir una cuenta en España?

En principio, cualquier persona podrá abrir una cuenta básica, que solo le podrán denegar si tiene abierta alguna otra cuenta en España... No obstante, hay que tener en cuenta que en nuestro país ya ees posible contratar cuentas corrientes sin comisiones y sin requisitos en varias entidades, principalmente bancos online. Además, es habitual no pagar comisiones con el único requisito de tener nómina o pensión domiciliada. Por tanto, no creemos que, salvo excepciones, las cuentas básicas sean una opción interesante para la mayoría de los usuarios. 

Cuentas básicas: una norma poco útil

A juicio de OCU, en la práctica la normativa beneficiará a una mínima parte de los potenciales usuarios. Por ejemplo a los usuarios que sufren "exclusión tecnológica", personas mayores en entornos rurales, que no pueden acceder a cuentas sin comisiones en bancos online y que tienen que conformarse con una cuenta en la entidad con oficina en su localidad seguramente, pagando comisiones.

Pero en la práctica, el limitado beneficio unido a la excesiva documentación disuadirá  a muchos de hacer la solicitud. Así está sucediendo en casos similares, en que muchos beneficiarios potenciales no reciben la ayudas a las que tienen derecho (por ejemplo, en el caso del bono social eléctrico, que solo han reclamado una pequeña parte de los posibles usuarios).

Además, como comentamos, lo cierto es que ya hay muchos usuarios que disfrutan de cuentas sin comisiones: en muchas entidades es posible disponer de cuentas gratuitas con nóminas pequeñas (a partir de 600 euros), por debajo de los límites de IPREM, por no hablar de que algunos bancos online ofrecen cuentas sin requisitos y sin comisiones

Consulta el comparador para localizar las entidades que ofrecen cuentas gratuitas sin necesidad de tener nómina domiciliada.

Comparador de cuentas bancarias