Noticia

El Brazuca sí cumple

02 junio 2014

02 junio 2014

La producción de balones ha sido cuestionada en ocasiones debido a que suele realizarse en países asiáticos, donde las condiciones laborales están a años luz de las de Europa. Pero OCU ha comprobado que en la fabricación del balón del Mundial de Brasil no hay irregularidades.

Desde 1970 la multinacional Adidas se encarga del suministro de balones a la Copa del Mundo. En cada cita mundialista, Adidas presenta un modelo de balón, el Tango en el caso del Mundial e España 82, el Azteca en México 86, el Etrusco en Italia 90 o más recientemente el Jabulani, con el que España se convirtió en campeona del mundo en Sudáfrica hace cuatro años.

La producción de balones ha sido puesta en entredicho en ocasiones, debido a que suelen fabricarse en países asiáticos, donde las condiciones laborales nada tienen que ver con las que conocemos en Europa. Se ha acusado a los grandes fabricantes de utilizar mano de obra barata en jornadas extenuantes o incluso de contar con niños como trabajadores habituales.

Por ello, OCU ha querido comprobar si Adidas cumple en la producción del Brazuca, el balón que ha diseñado para el Mundial de Brasil, y nos hemos desplazado hasta China para comprobarlo. Visitamos una de las dos fábricas donde se produce el Brazuca, situada en Shenzen, con la autorización de Adidas. La fábrica emplea a 1.400 trabajadores, el 90% de ellos inmigrantes chinos de otras provincias.

Entrevistamos a los trabajadores y a los responsables de la fábrica, revisamos la documentación y evaluamos las instalaciones, lo que nos permitió certificar que sus estándares de responsabilidad social son fuertes e integran a toda la cadena de producción. No hay trabajo infantil ni jornadas prolongadas relacionadas con el trabajo manual.

Las relaciones sindicales son aún precarias en China, que tiene como reto el hecho de ser una república popular socialista. Deben mejorarse los beneficios sociales de los trabajadores y su calidad de vida. Las medidas de seguridad han brillado por su audencia tradicionalmente en las fábricas chinas, pero han mejorado notablemente. La Seguridad Social está descentralizada y compromete el futuro de los trabajadores. Pero hemos comprobado que al menos Adidas está poniendo en marcha programas para cubrir los principales elementos de la Seguridad Social: atención médica, compensación al trabajador, maternidad y pensión de jubilación.

En lo que se refiere a la fabricación del Brazuca, las condiciones químicas y el teñido de la cara externa del balón se realiza con diez máquinas, una para cada uno de los diez colores. El olor de los químicos es particularmente fuerte en el área de teñido, pero los trabajadores llevaban máscaras protectoras.

Nuestro propio análisis

Aunque las condiciones de salud y seguridad para los trabajadores están controladas en la fábrica, decidimos mandar analizar un balón Brazuca a un laboratorio independiente certificado Oeko-tex, y no encontramos ningún problema relacionado con los principales tóxicos en el uso del balón en condiciones normales.

Basándonos en nuestros resultados, podemos dar una buena calificación al grupo Adidas con respecto a su gestión de las condiciones de producción sociales y medioambientales del balón Brazuca en China. También Adidas recibió buenas calificaciones por la producción de sus balones en los test comparativos que hicimos en 2006 y por sus zapatillas deportivas para correr en 2009.


Imprimir Enviar por email