Informe

Piscinas: consejos para disfrutar de forma segura

12 julio 2013
splashh

12 julio 2013

En verano, a pleno sol, las piscinas se convierten en uno de los lugares favoritos de toda la familia. Pero, ¿qué es lo que hace que consideremos que una piscina es buena? Repasamos las condiciones que deben reunir y te damos algunos consejos para que nada estropee tu relax.

Infraestructuras adecuadas

Por otro lado, aún más importante es disponer de unas adecuadas infraestructuras que garanticen la calidad del agua de baño y la seguridad de los bañistas. En ocasiones, el problema radica en que el diseño de la instalación en su conjunto ha sido poco acertado. Otras veces lo que sucede es que se encuentra en un estado higiénico deficiente.

Un mal estado de conservación del conjunto de la instalación pasará factura a su calidad y seguridad.

  • Tiene que haber duchas y lavapiés suficientes, de paso obligatorio antes de acceder a la piscina. De esta forma se pueden eliminar los restos que portan los bañistas (crema, sudor, tierra...) antes de entrar en el agua.
  • No deben existir charcos o zonas de agua estancada, ya que son una posible fuente de contaminación. Su contenido podría llegar a la piscina mediante los bañistas.
  • Las distintas partes de la piscina, las zonas que se dediquen a diferentes actividades tienen que estar separadas físicamente.
  • No debe haber excesiva vegetación, muchos árboles sobre la piscina, pues ensuciarían el agua (habría hojas, ramas o restos orgánicos flotando). Las obras en la cercanía también son fuente de suciedad.
  • El vaso infantil tiene que ser independiente del de adultos, y estar separado de él de forma que los niños no puedan acceder al de adultos accidental o voluntariamente.
  • Es preciso que desde el exterior de la piscina se advierta claramente su profundidad (con indicaciones explícitas), para evitar accidentes en las zambullidas.
  • Para garantizar la seguridad hay que contar con un número de socorristas suficiente, adecuado a las dimensiones, al diseño y al aforo de la instalación. En los vasos infantiles o zonas de juegos deben extremarse las precauciones. Lo ideal es que el baño de los niños sea acompañado o vigilado por un adulto. En algunas instalaciones esto ya es obligatorio.
  • Los salvavidas son un elemento básico de seguridad. Es preferible que tenga una cuerda para poder arrastrar hasta la orilla al bañista accidentado.